OK!

La empresa sustentable debe ser 4×4

By Mariano Vadillo de Buenos Aires, Argentina

 

La empresa contemporánea debe moverse dúctilmente en todo terreno económico, pues la única certeza es que se  enfrentará a variaciones de escenarios y que en el futuro, nuevamente encontrará otros diferentes.

Cuando el contexto se muestra volátil, exige que la empresa  sea gestionada con máxima eficiencia para evitar grietas en su patrimonio. Es decir, el contexto demanda que adecuemos las respuestas, pues nos modificó sus preguntas.

Entonces la empresa es sustentable cuando, frente a entornos de cambios continuos, casi turbulentos, puede moverse con velocidad y flexibilidad, logrando un crecimiento sostenido y rentable en el largo plazo.

Hay que evitar el miedo o la negación de las tormentas y como los pilotos de aviones, aprender a volar por encima de ellas, pues la que estamos enfrentando, será la última sólo si no seguimos vivos.

 

¿Qué hacer para que la empresa se desarrolle con crecimiento sostenido y rentable?

La clave  es  agregarle valor económico a la gestión, mediante la incorporación de técnicas que permitan planificar estrategias flexibles e implementarlas exitosamente.

Frente a la aparición de problemáticas, las empresas, aprisionadas por la vorágine diaria, usualmente tienden a repetir las experiencias exitosas del pasado. Esto no es apropiado en un mercado que evoluciona permanentemente y que se manifiesta en renovadas formas de competir.

Por ello es imprescindible incorporar herramientas de gestión de moderna generación que aggiornen la empresa. Es muy riesgoso ir hacia el futuro mirando por el espejo retrovisor.

En ésta etapa de cambio es necesario gestionar la empresa adecuando continuamente, los “cómo”, “cuándo” y “con qué”, seducir al cliente. El líder y su equipo son los responsables de llevarlo a cabo.

 

La Planificación: un traje a medida

Como cada empresa es única y tiene su propia personalidad, necesita de un proceso metodológico flexible de planificación y acción, diseñado a su medida y al del contexto en la que se desenvuelve. Para lo cual, se debe contestar mínimamente: “¿Qué necesita nuestro mercado?; ¿Quién es nuestra competencia?; ¿Cuáles son nuestras ventajas competitivas?; ¿En que debemos mejorar?; ¿Cómo compensar equitativamente la inversión del accionista?”

Por lo tanto, la confección del Plan Estratégico de Negocios y su implementación, son imprescindibles, para encontrar el rumbo hacia un crecimiento sostenido y rentable (desde una empresa pequeña a una gran corporación). Ya sea en momentos donde  los indicadores macroeconómicos se muestran favorables y deberían ser capitalizados para incrementar los negocios, o cuando señalan momentos menos propicios donde son necesarios los máximos esfuerzos para sobrellevarlos.

El planeamiento estratégico debe tener como vector que la razón de ser de la empresa es satisfacer eficientemente la necesidad del cliente, porque sin cliente es tan inviable como sin rentabilidad. Exige entonces evaluar específicamente tanto, quien es nuestro cliente, como la rentabilidad esperada, los recursos necesarios y el riesgo implícito de la estrategia elegida.

¿Qué es el Plan Estratégico de Negocios?

Es la guía con la que trabajaremos para alcanzar el objetivo propuesto, una especie de hoja de ruta que va señalando el camino, mojón tras mojón, hito tras hito marcando las metas logradas en pos del objetivo final propuesto.

Contiene información que explica la estrategia definida y el plan de las acciones que realizaremos para lograr el cometido.

Exige coordinación entre todas las áreas de la empresa y también una clara definición de cómo se obtendrán los recursos para implementar el plan.

Es un tema que involucra a toda la empresa. En definitiva toda la organización se alinea detrás. Para lograr compromiso con el Plan, es fundamental que todos sus miembros conozcan cómo funciona y cuál es la parte que le toca a cada uno.

Demanda monitoreo metodológico del cumplimiento en todas las áreas involucradas, analizando las eventuales desviaciones al plan y las medidas correctivas a tomar.

El monitoreo del plan de negocios es clave para evaluar el resultado que vamos obteniendo. Nos dice como vamos respecto de a dónde queremos llegar.

Es clave para la implementación exitosa de la estrategia definida, porque nos ayuda a perseverar sobre el rumbo elegido.

¿Cómo hacerlo?

Priorizar las tareas, asignar tiempos y responsabilidades, teniendo en cuenta los recursos necesarios, nos permitirá, definir objetivos realistas y actuar para que las cosas sucedan, no que nos pasen.

Allanar la gestión. Incorporar métricas que evalúen el nivel de avance en la ejecución de la estrategia, y así visualizar el futuro a alcanzar.

Servir, tanto al mercado como al inversor. Satisfacer, de manera equitativa, ambas necesidades. Todos los integrantes de la empresa deben tener incorporada ésta cultura abarcativa. De lo contrario, irremediablemente, la empresa perderá su razón de ser.

Micro y Macro unívocamente. La actitud imprescindible para la gestión exitosa del líder es, mantener la mirada en los números “micro” para asegurar la rentabilidad del corto plazo, pero sin perder de vista la situación “macro” del mediano y largo, que permite lograr la trascendencia empresaria.

Orientarse hacia el mercado. Es el camino a seguir, pues dentro de las organizaciones sólo habitan costos, mientras que los beneficios se obtienen en el entorno.

Al cambio hay que amarlo en lugar de temerle. El éxito vendrá de las certeras respuestas al continuo replanteo acerca de: Cual es nuestro negocio? Cual debería ser? Cual nunca debería ser?

 

 

 

 

 

 

 

Perfil del escritor:

Mariano Vadillo, en su aspecto profesional, Mariano Vadillo es Consultor en Gestión Comercial, con foco en Planeamiento Estratégico y su ejecución. Se ha desempeñado como director comercial en Carrier de Argentina y Eskabe S.A., como así también, Gerente de Marketing de Bridgestone Firestone de Argentina. Previamente desarrolló funciones gerenciales en las áreas de Marketing de: Warner Lambert (Chicles Adams y Caramelos Halls), Gillette de Argentina, Massalin Particulares y S.C.Johnson, experiencias que le permitieron formar su carácter profesional. Desde la mirada académica, es licenciado en Administración con especialización en el Área Comercial, mediante sus estudios de Postgrado en Administración de Negocios y Planeamiento Estratégico, cursados en U.B.A. e I.A.E., además de  numerosos  seminarios de actualización realizados con académicos de primer nivel, nacionales e internacionales. En su faz personal, está casado y tiene cuatro hijos. Es un ex rugbier y entusiasta de este deporte. Practica disciplinas aeróbicas (natación y ciclismo) y en futbol es hincha del Racing Club. Otros de sus intereses son la política, la economía y la historia.

 

 

 

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals