OK!

Historia de la Fundación Pequeños Gestos

Is in Avellaneda city, Argentina

(*) El destino nos lleva por caminos que nunca hemos imaginado. Y fue él quien nos llevó a crear nuestra fundación Pequeños Gestos, Grandes Logros. Dejé de trabajar en una empresa, después de 29 años, sentí que mi ciclo se había cumplido, al tiempo, mi hermana, la cantante Patricia Sosa, me llama un día y me cuenta que le llegó un sobre especial. Recuerdo el día que lo leímos, un pedido de auxilio, una comunidad toba, se estaban muriendo. La carta hablaba de casos de desnutrición, de que no tenían comida, tomaban agua de los charcos, dormían hacinados en casas hechas con palos y bolsas de basura. No lo podíamos creer, dónde estábamos nosotros mientras pasaba todo esto?

Nos reunimos en la provincia de Córdoba, con la persona que había escrito la carta, nos mostró fotos, no nos pudimos despegar, el hambre y la miseria se abría delante de nuestros ojos, escuchamos relatos que parecían sacados de otro lugar, no de mi país.

Con mucha incertidumbre, miedo sin saber bien dónde íbamos, formamos un grupo de 25 personas y viajamos, habíamos arreglado de encontrarnos en la entrada de un pueblo de Chaco, llamado Villa Río Bermejito, una de las entradas al Impenetrable Chaqueño. Nos habían dicho que, cuando estuviéramos por llegar, tocáramos la bocina del micro, “así sabemos que están llegando” Dentro de mí el corazón explotaba, qué hacíamos ahí, el destino había elegido a 25 personas para que conozcamos esa realidad.

Llegamos, bajamos del micro, de un lado nosotros, los criollos, como nos llaman, del otro lado, los indios, como los llamábamos. Fuimos a su encuentro, encontramos cuerpos duros, desconfiados, resentidos con los blancos que sólo tiran limosna y se van, no querían sufrir otra vez. Nos llevaron a conocer su lugar, su tierra, El Impenetrable chaqueño, y quedamos desvastados, chozas sin paredes, gente que duerme en el suelo, que toma agua del mismo lugar que toman los animales, sin comida, sin trabajo, sin esperanzas, sin atención médica, chagas, desnutrición, qué nos pasó? Volvía a preguntarme!

Después de esta dura experiencia, en junio del 2008 decidimos crear la fundación, comenzamos a trabajar incansablemente, con la promesa de no abandonarlos hasta verlos de pié. Volvimos, se aflojaron, empezaron a contarnos sus vidas, sus necesidades, empezamos a ser amigos, comenzó a circular la confianza, por fin tenían una mano amiga que les decía: te entiendo, te acompaño, no te dejo, aquí estoy.  Cada recibimiento es amor en acción y nuestra tarea es amor en acción.

Tuvimos que crear proyectos que abarcaran todas las áreas, teníamos y tenemos el compromiso de mejorar su calidad de vida, y en el medio, el amor, en cada uno de los viajes que realizamos el amor y el compromiso nos acompaña, trabajamos con paso lento pero firme, atendiendo a su cultura, su forma de entender la realidad diferente al nuestro, acompañándolos para que vuelvan a creer que se puede volver a empezar.

Personalmente, el crear esta fundación con mi hermana Patricia Sosa a la cabeza, como cara visible, y Patricia Kessler como Vicepresidente me cambió la vida, cuando una persona empieza a darse cuenta que encontró su misión en la vida, todo surge naturalmente. En cinco años hemos trabajado muchísimo y todavía queda mucho por hacer, pero al tener la firme convicción de que éste es el camino correcto, al sentir sus abrazos, al compartir con cada uno de ellos un proyecto, una charla, que los niños sepan mi nombre, y me esperen, nos esperen, hace que mi vida haya adquirido otro sentido.

 

 

 

(*) Historia contada por Sandra Sosa –Coordinadora General y socia fundadora de FPG www.pequenosgestos.org.ar

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals