OK!

Cómo gestionar un equipo de trabajo eficiente

By Silvia Stamato de Buenos Aires city, Argentina

Si bien existen talentos individuales que han dado que hablar en el campo de los negocios y han podido formar de la nada, grandes emprendimientos, como el del recordado empresario germano – argentino Silvio Gesell  y tal vez el más conocido de su hermano Carlos (fundador de la ciudad de  Villa Gessell que lleva su nombre), el trabajo en equipo potencia las competencias individuales.
Según el experto en liderazgo de equipos de origen británico, Charles Margerison “El éxito o el fracaso en los negocios es el resultado de las competencias que tienen las personas para trabajar en equipo”.
Trabajo en equipo y equipo de trabajo
No es lo mismo equipo de trabajo que trabajo en equipo. Un equipo de trabajo es un conjunto de personas a las que se asignó el cumplimiento de determinadas metas bajo la supervisión de un coordinador del equipo. El trabajo en equipo es la aplicación de estrategias y metodologías que utiliza un grupo humano para el logro de objetivos comunes. Es decir que el grupo de personas que forman el equipo crea sinergia. Esto significa que complementan sus capacidades en pos de un objetivo, planifican actividades y comparten la responsabilidad.

 

Las condiciones de la sinergia en un equipo
1.  El reconocimiento de las distintas posiciones: Cuando se trabaja en equipo, cada persona necesita expresar su punto de vista.
2. Encontrar intereses comunes: Es el paso crucial porque permite avanzar hacia el paso siguiente,
3. El logro de objetivos comunes: Para avanzar en el logro de los objetivos comunes, los integrantes del equipo crean opciones o alternativas válidas, a la vez que deciden que está dispuesto a aportar cada uno guiados por un coordinador del grupo.
4. Asumir diferentes roles: Es natural y además necesario que cada miembro de un equipo asuma un rol. El encontrar roles positivos hace posible minimizar el efecto de los roles negativos o individualidades distorsionadoras de equipo. El experto inglés en formación de equipos, Meredith Belbin, en su teoría sobre roles, recomienda la participación de nueve roles diferentes en los equipos de trabajo eficientes. Seguramente que no serán necesarias nueve personas, algunas suelen tomar más de un rol para sí:

1. El Coordinador
Es capaz de generar sinergia en el grupo. Aclara y define las metas. Promueve la toma de decisiones. Coordina los esfuerzos de todos para alcanzar objetivos, aunque no ocupe el cargo de líder. Es capaz de delegar. Moviliza a las otras personas en sentido positivo. Permite que el equipo se concentre en la tarea, a la vez que deja aflorar la creatividad individual y grupal. Transmite seguridad y es confiable. Brinda toda la información requerida, o indica dónde o con quién hablar para obtenerla. Genera un clima laboral agradable, de mutuo respeto, donde nadie se siente juzgado ni rechazado. Mantiene buenas relaciones interpersonales. Otorga el tiempo necesario para que cada integrante pueda mostrar a los otros lo que sabe.

2. El Creativo
Aporta su imaginación y creatividad al equipo. Resuelve problemas difíciles. Es una persona llena de ideas, fuente de propuestas y sugerencias originales. Puede tener problemas para comunicarse y suele ignorar los detalles. Muchas veces lo demás no lo comprenden enseguida, cuando sus ideas afloran, sino más tarde.

3. El Investigador
Es extrovertido y entusiasta. Busca oportunidades. Es comunicativo. Su papel principal es evitar que el equipo se quede estancado. A veces se confunde con el creador pero, a diferencia de éste, no aporta ideas originales sino conocidas por sus lecturas, observaciones, experiencias u otras fuentes externas, las cuales podrían serle de mucha utilidad al equipo. Puede ser demasiado optimista y puede perder el interés cuando cesa el entusiasmo inicial.

4. El Impulsor
Es un individuo retador y dinámico. Puede trabajar bajo presión. Tiene iniciativa y coraje para superar obstáculos. Su carácter impulsivo puede ofender a otras personas. Sin embargo bien integrado, su energía empuja a los demás para avanzar en el trabajo.

5. El Evaluador
Es serio y perspicaz. Percibe las oposiciones y juzga con exactitud. Analiza las ideas presentadas, valora sus pros y sus contras y proporciona instrumentos de análisis para que el equipo pueda decidirse por la alternativa más adecuada. Pero carece de iniciativa y no tiene habilidad para inspirar a otros. A veces, puede resultar demasiado crítico.

6. El Cohesionador
Es cooperador y apacible, perceptivo y diplomático. Escucha a los demás. Evita los enfrentamientos. Es sensible para identificar necesidades e inquietudes de los demás miembros. Su instinto lo lleva a tratar de inspirar ideas en los demás, sirve de puente en el manejo de conflictos. En situaciones cruciales, suele ser indeciso y es fácilmente influenciable.

7. El Implementador
Es el organizador práctico que transforma las decisiones y estrategias en tareas definidas y realizables, que los miembros del equipo puedan manejar. Es disciplinado, leal y eficiente. En ocasiones, puede ser inflexible y lento en sus respuestas al cambio.

8. El Finalizador
Se preocupa por lo que puede estar mal realizado y por los detalles para asegurarse de que se ha hecho todo; es el meticuloso del equipo, el que vela por no dejar nada que hacer. Es esmerado y concienzudo. Realiza las tareas en el plazo establecido. Tiende a preocuparse excesivamente y no le agrada delegar.

9. El Especialista
Está interesado por una sola cosa a la vez. Cumple con sus obligaciones y aporta conocimientos técnicos específicos. Contribuye solamente cuando conoce del tema.

 

Aprender a trabajar en equipo
A medida que un grupo aprende a trabajar en equipo, se familiariza con el desempeño de las tareas, los miembros van conociéndose mutuamente, los roles de equipo se configuran naturalmente y pueden ser observados con mayor claridad. Las personas descubren como armonizar sus habilidades técnicas, sociales y emocionales en el equipo y esto incide en el desempeño eficiente del grupo.

 

 

 

 

 

 

Perfil de la escritora:

Silvia Stamato es Presidente del II Congreso Internacional de Mobbing y Bullying. Directora de la consultora Silvia Stamato. Miembro consultor en Clima Laboral: Comunidad Mundial Comunicación Organizacional. Doctorando en Comunicación. Universidad Austral. Magister en Gestión de Proyectos Educativos por Universidad CAECE. Licenciada en Administración por la Universidad de Buenos Aires. Posgrado en Recursos Humanos. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Posgrado en Management Estratégico-Colegio de Graduados en Ciencias Económicas-Docente de Posgrado en Universidad ORT Montevideo, Graduate School of Business, Universidad de Palermo, Escuela de Educación Continuada del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires. Docente de Grado en Universidad de Palermo, Universidad CAECE. Docente invitada. Pontificia Universidad Bolivariana. Bucaramanga. Colombia y de Universidad de la Sabana de Colombia. Investigadora en Mobbing: Universidad Austral. Ex Investigadora en UCES, UCALP y FACPCE (Federación de Contadores). Participó en numerosos Congresos como oradora sobre temática de su especialidad. Coautora de “El ABC del Gerenciamiento”.  Editorial Buyatti. Año 2009. 2º Edición 2012. Autora del “El desarrollo en el escenario de la Globalización”.  Editorial Universidad Libro. Edición 2007. Socia de Estilo de Mujer, ONG organizadora de II Congreso Internacional de Mobbing y Bullying. Capacitadora y Consultora voluntaria de INICIA. Emprender para el futuro. Consultora y Capacitadora para la Secretaría de la pequeña y mediana empresa (SEPYME). Miembro de la Comisión de Administración de Recursos Humanos y de la Comisión de Problemática Docente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals