OK!

Cómo actuar cuando las organizaciones están “enfermas” y cae su rendimiento

By María Juliana Gabás de Buenos Aires city, Argentina

La realidad del mercado laboral actual manifiesta que las empresas tienen que estar más consolidadas internamente para ser más competitivas.

La consolidación interna sale de un trabajo de mucho tiempo que requiere de un diagnóstico profesional, similar al que nos hace nuestro médico cuando vamos a consultarlo.

Cuando pensamos en un análisis organizacional, pensamos en cuáles son los síntomas que se presentan para buscar un “doctor” o que queremos mejorar para buscar un “cirujano”.

Este proceso que queremos investigar, requiere de diferentes técnicas que a los profesionales nos permiten ir confirmando sospechas (síntomas), que nos permite elaborar un tratamiento e ir confirmando su eficacia. Muchas veces, hay múltiples síntomas y los tratamientos llevan tiempo, recursos humanos idóneos y dinero.

Cuando las empresas buscan ayuda profesional, en la mayoría de los casos, los síntomas son los siguientes: alto grado de ausentismo, rotación de personal, sospechas de acoso sexual y psicológico, desorganización interna, alto porcentaje de conflictos internos, luchas de intereses individuales, negocios paralelos al de la organización, entre otros.

Hacer frente a muchos de estos síntomas requiere de ejecutivos maduros, dispuestos a asumir la enfermedad de su organización, pero por sobre todo, se necesita un apoyo político real desde la cúpula corporativa y sostenida en el tiempo debido a que las enfermedades son contagiosas y, en varios casos, no se sabe a qué nivel jerárquico se puede encontrar afectado o interesado por la situación actual.

La reacción de un directivo cuando se le muestra la enfermedad de su organización no siempre es buena en primera instancia, y esto dificulta la elección del tratamiento y su implementación.

En otros casos, los directivos son conscientes de los virus de su organización pero no cuentan con una fuerte estructura o remedio efectivo que en el corto plazo puedan resolver su situación.

Depende del tamaño de la organización, las empresas tienen un interés y tiempos diferentes para hacerles frente y empezar un tratamiento a largo plazo.

Los virus organizacionales no quieren ser detectados con facilidad por lo que, tratan de mostrar otros síntomas, cambiar los resultados de los análisis o interferir en la comunicación piramidal en búsqueda de pérdida de credibilidad del doctor que se encuentra buscando los síntomas y debe “Curar”.

Desde mi rol profesional, les sugiero a los directivos que consideren que en la mayoría de los casos “El culpable acusa al inocente”, que todo tratamiento duele y cuesta dinero, pero si es bueno, las organizaciones se curan y se ponen fuertes, como así también, aconsejo que cuando se piense en llamar al doctor, hay que pensar en los resultados que vamos a obtener después de verlo y en la predisposición a realizar un tratamiento de larga duración.

 

 

 

 

 

Perfil de la escritora:

Juliana Gabás es Lic. en Relaciones del trabajo (UBA), Especialista en Capacitación de RRHH (CAEP), Analista de Relaciones del Trabajo con orientación en Capacitación (UBA) y estudiante de la Maestría en Administración de Negocios ( MBA) de la Universidad de Palermo. Es Fundadora del Foro de RRHH del Litoral, propietaria de las marcas “MJG CONSULTORES” y  “NEGOCIOS & MANAGEMENT”. Colaboró como ayudante de cátedra de la materia “Programa y Control de la Capacitación” de la Facultad de Ciencias Sociales  (UBA). Fue titular de las materias “Selección y Capacitación”,” Ética y Deontología”, “Administración de Personal y Capacitación” de la carrera de Técnico en H&S- (UTN). También ha  disertado charlas en diferentes universidades y empresas en materia de RRHH, Consultoría y Marketing. Es columnista de los diarios digitales de Montenoticias y  NEGOCIOS & MANAGEMENT.

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals