OK!

Comunicación interna + felicidad laboral = beneficio empresarial

By Luis Miguel Díaz-Meco de Madrid city, Argentina

 

Hay fórmulas que concitan la unanimidad del sentido común.

Y la relación directa entre felicidad laboral y resultados empresariales parece una de ellas.

Más allá del papel de la comunicación interna en promoverla y hacerla posible, parece claro que un mejor clima laboral no solo favorece el desempeño individual sino que ayuda al colectivo a incrementar su productividad.

Así lo pone de manifiesto la cuarta encuesta que la empresa Adecco ha realizado sobre la felicidad en el trabajo en España. ¿Qué valoración hacen los propios empleados sobre las condiciones ideales para lograrla?

  • Para el 98 % de los consultados, la felicidad influye positivamente en el rendimiento y la productividad.
  • Los trabajadores felices son más innovadores y están más comprometidos con su empresa, además de trabajar mejor en equipo y saber adaptarse mejor a las circunstancias.
  • Para el 79 %, un mayor cargo directivo y el salario que conlleva no son sinónimos de mayor felicidad laboral, si no están respaldados por otros factores.
  • Por encima de la remuneración, se valoran aspectos como disfrutar del trabajo que se realiza (39 %) y un buen ambiente laboral (17,5 %).

¿Y cómo mejorar la relación de los trabajadores con su desempeño diario y con sus compañeros?

¿Cómo alinear los intereses particulares con los colectivos para facilitar que esa felicidad personal contribuya a mejorar los resultados económicos de la empresa?

La comunicación interna puede ofrecernos muchas pistas:

  • Para conocer qué aspectos valoran los empleados, cuáles se podrían mejorar y en qué dirección, parece básico escuchar.
  • Para facilitar el compromiso y el desempeño individual, conviene aclarar cuáles son los objetivos de la empresa y el papel que cada empleado juega en ellos.
  • De este modo, fomentaremos la flexibilidad, la espontaneidad y la creatividad y favoreceremos los procesos de adaptación al cambio y de innovación dentro de la empresa.
  • ¿Y si conocemos el diagnóstico y tenemos el remedio a algunos de nuestros males, por qué no lo aplicamos?

La pregunta es muy sencilla, la respuesta, no tanto.

La comunicación no es barata y, en demasiadas ocasiones, los responsables de apostar por ella ignoran sus beneficios y se muestran reacios a favorecerla.

Existen todavía muchos temores a compartir determinada información, en hacer partícipes a los empleados de la marcha de la empresa, en solicitar su cooperación -básica- para mejorarla, en convertir -en definitiva- a los empleados en los accionistas morales de la empresa, como defendía Stephen R. Covey.

Si intuyéramos los resultados, se desvanecerían todos estos obstáculos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Perfil del escritor:

Luis Miguel Díaz-Meco atesora casi 20 años de experiencia en comunicación, en los que ha dirigido y coordinado diversos medios y asumido diferentes responsabilidades en la organización pública para la que actualmente trabaja. Especialista en comunicación institucional y 2.0, es -además- consultor, docente y bloguero.

 

 

 

 

 

 

Fuentes utilizadas y recursos recomendados:

 

 

 

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals