OK!

Cuando muere el trabajador

By  Mariela E. Blanco de Buenos Aires – Argentina. 

Desde la Mirada de las leyes de la República Argentina

Frecuentemente, recibo consultas de los empleadores respecto a qué hacer ante el fallecimiento de un trabajador. A simple vista, advierto que es usual la confusión de los distintos regímenes normativos que contemplan esta contingencia (Ley de Jubilaciones y Pensiones, Ley de Contrato de Trabajo y Ley de Riesgos de Trabajo), y esto se debe a que todos ellos buscan paliar la privación de los ingresos con que subsistían quienes  vivían al amparo de la persona fallecida.

Para conocer sus diferencias, debemos tener presente que todos los beneficios previstos por los distintos regímenes legales son acumulables variando su ámbito de aplicación.

Ley Previsional

Entre las prestaciones previsionales previstas por la Ley 24.241 (Ley de Jubilaciones y Pensiones que rige en la Argentina) el inciso d) del artículo 17 establece la pensión por fallecimiento del trabajador en actividad.

Ley de Contrato de Trabajo

La Ley 20.744 (Ley de Contrato de Trabajo – LCT) en su artículo 248 prevé la indemnización para el supuesto de muerte del trabajador, equivalente a la mitad de un despido sin causa, y remite a la ley previsional para conocer quiénes son las personas legitimadas a su cobro. Al respecto es dable advertir que la remisión al artículo 38 de la Ley 18.037 (anterior ley de jubilaciones para trabajadores dependientes) debe interpretarse conforme al actual artículo 53 de la Ley 24.241.

Ley de Riesgos del Trabajo

El artículo 18 de la Ley 24.557 (Ley de Riesgos del Trabajo – LRT) prevé las prestaciones a que tienen derecho las personas enumeradas en el artículo 53 de la Ley 24.241.

¿Quiénes se encuentran legitimadas al cobro?

Todas las normas analizadas remiten al artículo 53 de la Ley 24.241, el que establece quiénes son los legitimados al cobro, los cuales asumen el carácter de derechohabientes.

Entre las personas allí enumeradas taxativamente se encuentran: la viuda; el viudo; la conviviente; el conviviente; los hijos solteros y las hijas solteras hasta los 18 años de edad – salvo discapacidad laboral -, debiendo todos ellos acreditar el vínculo, el orden y la prelación legal.

Pero el problema se presenta cuando encontramos interpretaciones disímiles de esos derechohabientes. Es que el derecho previsional ha evolucionado desde la vigencia de la LCT con la consiguiente modificación de las personas legitimadas para obtener el beneficio de pensión.

  • Distintos criterios interpretativos respecto a la referencia que hace el artículo 248 LCT: El artículo 38 de la Ley 18.037 reconocía como derechohabientes también a los padres, a los nietos y a los hermanos del causante. Como fácilmente puede advertirse, la enumeración del artículo 53 de la Ley 24.241 aparece restringida. Y, a partir de ello:

Hay quienes hacen una interpretación histórica del artículo 248 entendiendo que el legislador al sancionar la norma laboral ha tenido en miras el universo de beneficiarios enumerados por la Ley 18.037.

Otros, en cambio, realizan una interpretación sistemática y dinámica del texto normativo ha entendido que la determinación actual del universo de beneficiarios del derecho indemnizatorio debe ubicarse en el marco del artículo 53 de la Ley 24241. Como he adelantado, esta postura es la que comparto.

  • El caso particular de los Concubinos: El concubino es aquél que ha convivido públicamente en aparente matrimonio con el trabajador fallecido.

Muchos juzgados han tomado la definición dada por la RAEL “relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados”, no considerando como tales a quienes conformaron parejas del mismo sexo.

El leading case “Miguez, Juan José c/ Anses y otro”  modifica este criterio reconociéndoles el derecho a los beneficios derivados de la relación de trabajo y de la seguridad social.

Y, a partir de la sanción de la Ley 26.618 (Ley de Matrimonio Igualitario), resulta necesario realizar una interpretación armónica de esta denominación, siendo indistinto si se trata de una pareja heterosexual u homosexual.

¿A quién abonar?

La disparidad de criterios respecto de las personas legitimadas al cobro de la indemnización del artículo 248 LCT habitualmente hace dudar al empleador sobre quién es el derechohabiente. Para estos casos es conveniente realizar la consignación judicial del monto debido.

Perfil de la escritora

Mariela Blanco es socia y co-fundadora del Estudio Jurídico Contable Blanco. Abogada graduada en la Universidad de Buenos Aires, realizó la Diplomatura Internacional en Seguridad Social en la Organización Iberoamericana de Seguridad Social y la Diplomatura en Derecho de la Seguridad Social dictada por la Procuración del Tesoro de la Nación – Escuela de Abogados del Estado. Realizó cursos de Posgrado en Derecho de la Seguridad Social en la Facultad de Derecho de la  UBA (2007 y 2010) y, además, participó en congresos, seminarios y jornadas referidas a ésa especialidad del Derecho. Fue miembro titular del Consejo Consultivo del Departamento de Filosofía de la Facultad de Derecho de la UBA por el período 2003 – 2009. Desde el año 2001 se desempeña como docente de la asignatura “Teoría General del Derecho” en la Facultad de Derecho de la UBA.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals