OK!

Historia de la Cooperativa de Electricidad y Aguas Corrientes de General Levalle Limitada

In General Lavalle city, Argentina

A principios de la década del ’50 del siglo pasado, la situación de nuestro pueblo en lo referido a la provisión del fluido eléctrico, se hacía insostenible. La política energética implementada por el Gobierno Nacional procuraba poner en manos del Estado la producción, transporte y distribución de energía.  Dicha política era coincidente con la que regía para el transporte ferroviario, el comercio exterior, la comercialización de la producción agrícola, las comunicaciones y otros servicios, atendidos antes por la actividad privada.

En lo que respecta a la electricidad, al Estado Nacional, le fue relativamente sencillo hacerse cargo de su control y funcionamiento en las grandes ciudades, pero no así en las pequeñas localidades del interior del país como en la nuestra. Los mínimos requisitos en función a la escasa densidad poblacional hicieron que el Estado Nacional y Provincial se desentendiera del problema dejándolo en manos de las pequeñas empresas que le servían desde siempre. En nuestro pueblo, la energía eléctrica era producida por la usina de los Sres. Dutto e Hijos, una fábrica que enfrentaba una situación difícil, ya que el Estado al mismo tiempo que le obligaba prestar el servicio, no le permitía aumentos de tarifas que posibilitaran el adecuado mantenimiento y renovación de sus motores y líneas de distribución domiciliaria. Consecuentemente y dada la antigüedad de estos elementos, el servicio se hacía cada vez más precario debido a las frecuentes fallas de la maquinaria de generación; lo mismo que al deterioro  de las líneas, todo ello a pesar de los esfuerzos de la empresa por cumplir con los requisitos de los usuarios. A raíz de estas consecuencias, la situación se fue agravando progresivamente a punto tal que se llegó a prestar servicio de turnos de dos horas a cada barrio para permitir el trabajo de panadería, talleres, heladeras, etc.

Ante el importante deterioro del nivel de vida de la población, que hacía prever un incierto porvenir a todo mi querido pueblo, el representante Municipal, Dr. Alfonso F. Conti, en consulta con funcionarios de la provincia convocó a la población de General Levalle a una Asamblea que se llevó a cabo el día 20 de noviembre de 1954, en la que se plateó la gravedad de la situación y la alternativa única que se presentaba: constituir una cooperativa que se hiciera cargo de la prestación del servicio. En consecuencia y luego de una larga deliberación, se formó una comisión provisoria, presidida por el comisionado Municipal y se pasó a un cuarto intermedio para el día siguiente a cuya finalización se eligió por unanimidad al primer Consejo de Administración en el que la presidencia recayó sobre el Sr. Agustín S. Sanguinetti, figura ejemplar de Gral. Levalle, y cuya presencia al frente de la Cooperativa fue un factor determinante para que el pueblo confiara en su gestión y esfuerzo, y que paulatinamente, aunque con mucha renuencia, se incorporen como asociados realizando los aportes de sus cuotas accionarias, lo que conformaron el primer capital social.

Este primer Consejo de Administración se constituyó el 26 de noviembre de 1954, lo conformaron 15 integrantes de nuestro pueblo. Vale la pena retomar las palabras del Sr. Agustín Sanguinetti al asumir la presidencia, cuando al comprometer al resto de los miembros para abocarse de inmediato al trabajo manifestó: “…lo hago convencido de que esta obra que iniciamos puede tener extensas proyecciones en nuestra comunidad.”

Palabras que a 60 años de esa fecha califico de proféticas y visionarias al describir lo que hoy es nuestra Cooperativa: una empresa local en la que trabajan 84 personas, de gran importancia para nuestro pueblo y la zona dado su potencial, solidez y la variedad de servicios que ofrece a la población de General Levalle, Río Bamba y toda la zona rural circundante.

Respecto a las acciones iniciales de la Cooperativa, se comenzaron de inmediato las gestiones necesarias para la obtención de la personería Jurídica. Al mismo tiempo el Consejo de Administración continuó con su trabajo en post de contar con el apoyo de la población y obtener así la suscripción, integración y participación de los vecinos para dotar a la empresa, del capital necesario para su funcionamiento.

Es importante que mencione en esta historia que a pesar de la gravedad del problema no había un conjunto sólido a favor de que el pueblo asumiera el compromiso de la generación y distribución de la energía. En ese momento ya se había producido el movimiento revolucionario de 1955 y se hablaba de una marcha atrás en lo que hacía a la prestación de los servicios públicos, por lo que una parte importante de la población era partidaria de que la provisión de la electricidad continuara a cargo de la empresa de los Sres. Dutto.  Llegado a este punto surgió la polémica si debía comprarse la usina de los Sres. Dutto o bien construir una nueva. Luego de elaborar informes, evaluar presupuestos y el tiempo necesario para construir la obra, se desecha esta última alternativa para concentrarse en la negociación con los Sres. Dutto. Fue así que el 28 de noviembre de 1957, se resuelve comprar sus instalaciones.

Como coronación de esos años dedicados casi enteramente a obtener el apoyo de la población para la suscripción de acciones de la Cooperativa, el primero de mayo de 1958 la Cooperativa de Electricidad y Aguas corrientes de General Levalle Limitada se hacía cargo de la prestación del servicio eléctrico en nuestro pueblo.

Largo ha sido el recorrido desde entonces, por éste importante emprendimiento,  cuyo camino estuvo signado, como toda obra humana, por aciertos y errores, pero que vino a dar solución a un angustiante problema de nuestra comunidad.

Desde aquél entonces hasta hoy, la Cooperativa de Electricidad y Aguas Corrientes de General Levalle Limitada fue conducida por vecinos consientes de la labor que debían desarrollar, identificados por una verdadera vocación de servicio y capacidad que permitió que su accionar no se focalizara en su objetivo original, sino en un trabajo de continuo crecimiento y modernización. Esto se ha ido traduciendo en la incorporación constante de nuevas actividades y proyectos, aparejado con ello la incorporación de nuevas tecnologías.  Pero por sobretodo la ampliación y consolidación del movimiento Cooperativo en su conjunto, promoviendo la colaboración con entidades hermanas, lo que ha de redundar en beneficios para todos los asociados.

 

 

 

 

 

 

Historia contada por Mario Berra. Presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa de Electricidad y Aguas Corrientes de General Levalle Limitada.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals