OK!

Ana María Ferreira “La moda es una industria sacrificada y cruel, no tiene piedad”

Llegó al país como una turista que pretendía conocer Buenos Aires pero nunca más se fue. Ana María Ferreira es símbolo de belleza y moda; referente en las pasarelas y debajo de ellas; actriz, conductora, pero sobre todo ello una mujer que hizo de su experiencia y de su imagen una empresa exitosa con treinta años de presencia en la Argentina. Todos la conocen como Anama, la morocha modelo brasileña que decidió un día plantar raíces en nuestro país y que utilizó todas las oportunidades que se le fueron presentando, obteniendo de ellas los beneficios que le permitieron ponerse al frente de una Escuela de Modelos y de Anama Models.

By Cecilia Bourdillon para NEGOCIOS & MANAGEMENT.

 

N&M: ¿Qué te trajo a la Argentina?

Anama Ferreira: Vine a conocer, yo trabajaba de modelo en Brasil y me iba a París a trabajar. Era febrero de 1976 y dije “bueno, voy a conocer Bs As antes de irme”. Vine por diez días y estoy hace 38 años. Llegué y conocí gente que me propuso quedarme a trabajar acá de modelo porque en el país no había tantas morochas y me pareció bueno porque estaba cerca de mis padres que estaban en Brasil.

 

N&M: ¿Cuándo sentiste que tenías que dejar la etapa de modelaje para empezar otros emprendimientos?

Anama Ferreira: Cuando dejé de trabajar de modelo ya tenía la escuela de modelos y hacía televisión. Hacía las tres cosas al mismo tiempo, trabajaba de modelo, tenía la escuela y trabajaba en televisión. Cuando dejé de desfilar me dediqué de lleno a la escuela de modelo y a la televisión.

 

N&M: ¿El organizar la escuela de modelos se te ocurrió a vos o te lo propusieron?

Anama Ferreira: Quien tenía la escuela de modelos eran Pata Villanueva y Paula Domínguez, Paula estaba embarazada y el marido de Pata había sido vendido a París a un club de allá y se iban y dejaban la escuela. Como ellas se iban me llamaron para dar algunas clases. Fui, me gustó y empecé a hacerlo. Cuando ellas cerraron y se fueron yo me quedé dando clases y monte mi escuela enseguida. Empecé de cero, anunciando en un suplemento para mujeres en un diario nacional. En aquella época había 20 escuelas de modelos y aquí estoy hoy, firme, 30 años después.

 

N&M: ¿Cuándo considerás que es necesario abrir una nueva sucursal de la escuela?

Anama Ferreira: Hoy día tenemos diez locales. El primero lo abrí en el centro y después puse otro en Ramos Mejía, donde estuve muchos años. En un momento me di cuenta que para la gente de La Plata era difícil venir hasta Buenos Aires y decidí abrir otro allá. El mundo y Buenos Aires fueron cambiando mucho en estos 30 años. La gente no quiere viajar más, tiene miedos e inseguridad y yo trabajo con chicas muy chicas que no viajan solas sino con sus padres. Además hay que tener en cuenta que los viajes son más caros, y soy yo la que tiene que acercarse a ellas. Por ejemplo de San Miguel al centro de Capital tardan cerca de tres horas para venir; entonces hice un estudio de marketing de toda la ciudad, de Buenos Aires y del gran Buenos Aires y decidí los puntos estratégicos donde debería estar.

 

N&M: ¿Tuviste formación en marketing?

Anama Ferreira: No. Hice derecho, una carrera con una estructura muy diferente del negocio. Mi mama me decía siempre es importante ser inteligente, pero que lo más interesante es ser curiosa. Leo mucho sobre estudios de mercado, economía, miro a los hombres que dan charlas e intento rescatar cosas de ellos. Pero yo tengo que reinventarme siempre. Soy muy observadora y cuando veo que pasa algo con el mercado hago algo. Hay mucha inseguridad y la gente ya no tiene tanta plata como para venir, entonces yo tengo que ir hacia allí, yo tengo que facilitarle las cosas. Veo la necesidad de la gente, hacia donde va y qué necesita, y hago algo para que funcione.

 

N&M: ¿Sos una reinvención constante?

Anama Ferreira: Estoy todo el tiempo reinventándome. Soy una de las modelos de los 70’, 80’ y 90’ que cualquier chiquito de 8 años conoce. Por la permanencia, siempre trato de reinventarme. No tengo mucha competencia porque soy muy conocida, aunque al enemigo lo tenés que conocer.  Mi ventaja es que la abuela me conoce y ella le dice a la nieta que venga conmigo. Cuando haces televisión entras en la casa de la gente y ellos ven cuales son los valores que tenés. Las madres buscan eso; la confianza, sobre todo en un momento tan particular donde la gente quiere transparencia, confianza, saber quién es quién.

 

N&M: ¿Cómo se plantea la competencia a éste nivel?

Anama Ferreira: Tener una escuela de modelos no es sólo ganar plata, la gente muchas veces piensa eso. Es un negocio donde vos trabajás con seres humanos, con chicas, y si no fuiste modelo es muy difícil que tengas una escuela de modelos y que entiendas a una chica. Si tuviste ganas de ser modelo, pasaste por todo el proceso de ver cómo hacer para llegar, podés entender y escuchar a las chicas, sino no. Yo charlo mucho, y ellas buscan eso justamente, que se les de importancia, no es sólo un curso de cómo llegar. Las otras agencias fueron cerrando y ahora hay escuelas, pero las ven como un objetivo para pagar el alquiler.

 

N&M: ¿Cuál es tu visión del mundo de la moda? ¿Para vos es másimportante la empresa o la parte humana?

Anama Ferreira: La moda es una industria muy fuerte y poderosa, muy sacrificada y cruel, no tiene piedad. Considero que una tiene que tener un poco de piedad cuando se mete en esto. Es como cuando te subís a un barco: sabés q hay tempestades, rayos y todo, pero podés disfrutar las puestas de sol y otros momentos divinos. En la moda es lo mismo, cuando estás entrando es una turbulencia, es un mundo muy cruel. La moda es estricta, poderosa. Religiosamente cada temporada te van a presentar o te van a imponer el azul, el amarillo, el saco, las botas y vas a terminar comprando eso o intentando tenerlo.

 

N&M: ¿Cómo buscás el crecimiento de tus alumnas en una industria así?

Anama Ferreira: Quiero que les vaya bien, que sean modelos famosas que triunfen, porque eso me conviene a mí. Victoria Ramos es una de mis modelos que ganó el Elite Model Looks; con ella fuimos a China y ahora ganó el Caras Glam. La chica del 2013 también fue alumna mía y ahora quedaron 6 finalistas en el Caras Glam. Es importante tener modelos que me representen. Ellas son figuras que trabajan afuera y pasaron por acá.

 

N&M: ¿Qué considerás que te resulta más difícil dentro de éste mundo de la moda?

Anama Ferreira: No tiene que ver tanto con la moda, para mí lo más difícil es despedir gente. Porque yo soy la empresa, yo soy la Pyme. Todo es Anama, si sale algo bien o mal es Anama; no puedo tomarme vacaciones, Eso me cuesta mucho, ya hice todos los estudios, ya intenté todo pero no tengo la llave para eso. Me gustaría tener como las empresas un jefe de personal que vaya y lo haga. Si una persona no te puede explicar lo que quiere en dos minutos ya está. En una reunión de personal si tardan mucho en darte los resultados no sirve. Tenés que llegar con las cosas hechas, tenés que proponer y hacer. La gente ha dejado de pensar, no se toma el trabajo de proyectar su mente. Si estás trabajando en un lugar tenés que tener la cabeza puesta en ello, tenés que tener la camiseta puesta, sino no trabajes. Andate y hacé lo que a vos te gusta hacer. Hay que pensar en proyectar la empresa. Hay que estar desarrollando cosas siempre.

 

N&M: ¿Eso es lo que vos hacés?

Anama Ferreira: Cuando veo que algo se está cayendo de un lado lo soluciono. Quizás soy desorganizada en algunas cosas y tengo que anotar todo porque hago muchas cosas al mismo tiempo y me olvido; pero me doy cuenta.

 

N&M: Bueno, dicen que el liderazgo es saber delegar, ¿vos sabes?

Anama Ferreira: He aprendido, pero me costó mucho. Antes armaba todo el desfile final, que es un Fashion Day muy importante, y estaba en todo hasta q un día empecé a delegar.

 

N&M: ¿Cómo te definirías a ti misma?

Anama Ferreira: Soy muy exigente conmigo y con todos. Tengo una percepción del trabajo muy exigente. Soy dura, pero al mismo tiempo tengo ciertas debilidades en la parte humana. No me gusta decir que soy una empresaria porque me suena muy pomposo, me gusta decir que soy una trabajadora.

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals