OK!

El objetivo subyacente en toda comunicación corporativa: Generar confianza

By Antonio Ezequiel Di Génova de Buenos Aires city, Argentina

La fundamentación racional resulta suficiente para impulsar la compra de un producto pero de ninguna manera resulta condición suficiente para generar lealtad hacia la marca o producto y mucho menos para impactar en las emociones y subjetividad del individuo.

Las emociones alteran la atención y activan redes asociativas relevantes en la memoria. Los sentimientos, no siempre verbalizados, son el resultado de esas emociones. A través de emociones nos relacionamos de una u otra forma con las demás personas, productos, marcas o ideas.

 

Los sondeos de opinión y de satisfacción, las investigaciones motivacionales, las entrevistas en profundidad y la observación, entre otras, resultan buenas acciones para recabar datos sobre el estado de situación de nuestros clientes; pero para resolver los problemas o circunstancias detectadas, se requieren acciones específicas, que apunten a la generación de vínculos emocionales positivos, al afloramiento de sentimientos amistosos hacia la marca y por sobre todas las cosas, a la generación de confianza mutua.

 

En toda conducta humana hay espacio para el libre albedrío y la elección. Se nos distingue por la capacidad de desarrollar consciencia de la consciencia, lo que se conoce como “metacognición” y con ella podemos reflexionar sobre nuestros propios estados y procesos psicológicos.

 

A través de la gestión profesional de Relaciones Públicas, se podrá indagar, observar, interactuar, influenciar y ser influenciados, informar y ser informados, detectar insatisfacciones y elementos positivos de la relación con los clientes.

 

 

En el imperio de las emociones, Su Majestad: las Relaciones Públicas.

 

Las  Relaciones Públicas ofrecen una batería de acciones propicias para lograr los objetivos mencionados: los “eventos” en todas sus formas, la gestión de contenidos en las redes sociales, las acciones de promoción y relacionales en punto de venta, las acciones de comunicación en el marco de programas de responsabilidad social y ambiental, los proyectos o tareas conjuntas con la comunidad, las implementación de políticas de puertas abiertas, de gestión transparente y de rendición de cuentas, la promoción de acciones de inclusión laboral de personas con capacidades diferentes, de respeto a la diversidad cultural, étnica y sexual del público interno y externo, de programas de beneficios e incentivos para clientes, la creación de canales de comunicación bidireccionales y de escucha activa del cliente y el fomento de prácticas protocolares basadas en normas vigentes, son algunas de las principales herramientas que las Relaciones Públicas ponen al servicio de la generación de confianza y lealtad de los públicos con los que una institución se relaciona.

Asimismo, no debemos olvidarnos de nuestros empleados, ya que son la primera línea de contacto con el usuario y resultan vitales en el proceso de conocimiento de los sentimientos y emociones que nuestro producto o servicio genera en los clientes externos. Los empleados comprometidos y entusiastas coadyuvan a la generación de vínculos emocionales sólidos con los públicos externos en general y con los clientes en particular.

 

En definitiva, los procesos emocionales influyen en las decisiones o elecciones de los clientes internos o externos y hacen que la percepción de valor de un producto o servicio se coloque por encima de las “preferencias reveladas” que hacen referencia a cuestiones de precio o disponibilidad del bien; al punto tal que hoy, gracias a la neurociencia, sabemos que la respuesta racional de individuo depende de su estado emocional.

 

 

Mutualidad dialéctica:

La comunicación es diálogo, no es la transferencia, o transmisión del conocimiento, de un sujeto a otro, sino su coparticipación en el acto de comprender la significación del significado.

Ser dialógico no es invadir, no es manipular, no es imponer consignas. Ser dialógico es empeñarse en la transformación, constante de la realidad. El diálogo es la base de todo proyecto de comunicación en la que se potencia el valor de la escucha. El ser democrático y solidario escucha activamente al otro, en forma paciente y crítica. Esta mutualidad dialéctica caracteriza el hecho comunicativo.

 

 

 

 

 

Perfil del escritor:

 Antonio Ezequiel Di Génova es Master en Comunicación Corporativa, Protocolo y Asesoría de Imagen (IMEP). Licenciado en Relaciones Públicas (UK). Posgrado en Identidad e Imagen Institucional (UB). Posgrado en Docencia Universitaria (UTN). Profesor de Grado en la Universidad de Belgrano. Director del Posgrado Iberoamericano en Ceremonial & Protocolo y del Posgrado de Relaciones Públicas e Institucionales de la Universidad de Belgrano, Argentina. Presidente de REDIRP (Red Iberoamericana de Relaciones Públicas).  Autor de los libros: Global PR: Un nuevo modelo en RR.PP., Editorial. Dunken, 2007. Ceremonial Empresarial. El Ceremonial de RR.PP., Editorial Ugerman, 2010.Organización Integral de Eventos Empresariales, Académicos y Sociales. Editorial Académica Española. 2012 y Manual de Relaciones Públicas e Institucionales. Editorial Ugerman, 2013.

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals