OK!

El liderazgo Hoy

By Carlos Herreros de las Cuevas de Madrid city, España

La revista McKinsey Quarterly de enero de 2016 publica un artículo de Jeffrey Pfeiffer Jeffrey Pfeffer,Profesor de Comportamiento Organizativo  Thomas D. Dee II en  Stanford University Graduate School of Business. En él resume su último libro “Leadership BS: Fixing Workplaces and Careers One Truth at a Time” (HarperCollins, 2015), que me parece de lectura obligada para todos los profesionales interesados en este crucial asunto del liderazgo.

La casi insaciable demanda de estudios de liderazgo es la consecuencia natural de los demasiado frecuentes fracasos de los líderes tanto en empresas como en otro tipo de organizaciones. Son pocos los que confían en sus líderes, según acreditan múltiples estudios; otras investigaciones prueban de forma consistente que las empresas califican de forma deficiente sus propios esfuerzos en el desarrollo de líderes.

Cuenta Pfeiffer que muchos de sus alumnos le dicen que el material que presenta contradice mucho de lo que defienden otros profesores con respecto a los líderes y al liderazgo. Al mismo tiempo, muchos antiguos alumnos le dicen que a lo largo de sus carreras profesionales, con frecuencia chocan con una gran desconexión entre lo que les plantea la “industria del liderazgo” sobre lo que tienen que hacer y las ideas  aprendidas de Pfeiffer, que les han permitido ser más eficaces y exitosos. La respuesta del profesor: mucha parte de la sabiduría convencional tan repetida, se basa más en la esperanza que en las realidades, en  deseos más que en datos, en creencias más que en la ciencia.

Las falsas creencias del liderazgo moderno están muy extendidas; e influyen en cómo las personas navegamos en las organizaciones, y con frecuencia con un coste muy alto. La aceptación a-crítica de estas historias de liderazgo, superficiales y diseñadas para hacer que otros se sientan bien, impide aprehender la realidad y actuar para mejorar las cosas. Una buena parte de esta sabiduría convencional no encaja con la realidad  que nos encontramos en el terreno. Realidad que nos indica que necesitamos encontrar formas diferentes de enseñar y de hacer coaching a personas para que sean eficaces en la navegación del mundo organizativo.

Cuenta el autor que alrededor del comienzo del siglo XX, la situación de la práctica y la educación médicas en América eran  deplorables. Muchos profesionales buscaban enriquecerse con curas no probadas ni con fundamento científico alguno, aunque sí con resultados económicos muy provechosos. Casi todo el mundo podía ejercer la medicina porque no se requería ninguna licencia. Fue la Fundación Carnegie  en un informe de 1910 la que empezó a cambiar las cosas.

Son sorprendentes los paralelismos con la situación actual de la industria del liderazgo. ¿Quiere usted ser un coach de liderazgo?. Puede serlo desde mañana. Quizá quiera asistir a un curso de unas 200 horas pero no es imprescindible. Si es usted suficientemente persuasivo, maneja el lenguaje razonablemente bien, o es atractivo, si cuenta usted una historia interesante, o una combinación de todas estas características, se convertirá en un conferenciante o consultor de éxito, aunque no haya leído , no digamos aportado, nada relevante con respecto a este tema.

La industria del liderazgo, tiene algunas personas fantásticas pero muchas otras son artistas del fraude que venden promesas e historias, algunas verdaderas y otras no, pero todas ellas inspiradoras y confortables; por supuesto, no hay ningún seguimiento para comprobar lo que sirve y lo que no.

Lo mismo que pasaba con la medicina en América, parece que el dinero es lo que tiene más voz y no el conocimiento útil basado en la evidencia.

La forma en que los “gurus” del liderazgo quieren demostrar su legitimidad no es por su conocimiento científico, o por sus logros sino adquiriendo notoriedad pública , o publicando libros llenos de consejos a los líderes que pueden o no ser útiles y válidos.

El mayor, y más pernicioso, problema es que el pensamiento sobre el liderazgo se ha convertido en una especie de cuento moralizador. Algunos escritores defienden la autenticidad, atención al bienestar de los empleados, decir la verdad, desarrollar la confianza, ser agradable, etc. Por el contrario,un número más pequeño de investigadores empíricos , informa de la evidencia de los efectos positivos de rasgos y comportamientos tales como el narcisismo, la auto- promoción, saltarse las normas, mentir, astucia en el manejo de las tablas salariales, acelerar el progreso de la carrera profesional, proyectar un aura de poder. Parte de esta discrepancia- entre las prescripciones de la amplia industria del liderazgo y lo que realmente produce éxitos en las carreras profesionales- surge de la tendencia no reconocida de confundir que debiera ser verdad lo que creemos con lo que es realmente. El sesgo de confirmación es la tendencia a ver y a recordar lo que estamos motivados a creer.

La división de los líderes, y de sus acciones, en buenos y malos simplifica una realidad mucho más compleja y continúa reforzando una visión del comportamiento humano basado en los rasgos, centrado en la personalidad. Como desde hace décadas prueban las investigaciones socio-psicológicas, no estamos conformados solo por rasgos duraderos sino profundamente influidos por señales , indicaciones o limitaciones que varían con cada situación. Así que adoptamos diferentes tipos de comportamiento e incluso de las personas que somos dependiendo de las circunstancias y de los diferentes roles que asumimos.

Cuando caracterizamos el comportamiento de los líderes como dependiente de rasgos inherentes, estamos buscando una excusa para evitar el tipo de comportamiento y de estrategias que pueden ser necesarios para hacer las cosas.

El foco del liderazgo debería ponerse en el comportamiento que es útil en lugar de en la simplista ,y por ello fundamentalmente errónea, caracterización de las personas y las personalidades.

Sostiene Pfeiffer que la industria del liderazgo ha fracasado. Sin discutir las buenas intenciones, existe escasa evidencia de que alguna de sus recomendaciones haya tenido un impacto positivo. De hecho, muchas de las prescripciones para líderes son frecuentemente más problemáticas e inválidas de lo que generalmente se reconoce. La consecuencia de este fracaso  es que no están en forma ni muchos  líderes individuales ni los trabajos. Incluso peor: no hay indicaciones de que las cosas estén mejorando. Barbara Kellerman, profesora de liderazgo en la escuela Kennedy de Harvard y fundadora del “Centro para el Liderazgo Público”  dice que “la industria del liderazgo en sus aproximadamente 40 años de historia,  no ha podido mejorar la condición humana” y que “el ascenso del liderazgo como objeto de nuestra fascinación colectiva ha coincidido precisamente con una peor estimación colectiva del liderazgo”.

Dice el autor que durante algún tiempo pensó que esta paradoja era solo una discontinuidad interesante y posiblemente coincidente, por una parte  entre un amplio conjunto de actividades de liderazgo sensibleras; y por otra, de demasiados trabajos tóxicos y carreras truncadas. No es solo que todos los esfuerzos para desarrollar líderes mejores, a pesar de las décadas transcurridas, han fracasado en  hacer las cosas apreciablemente mejor. Se dio cuenta de que mucho de lo se ha hecho y se hace, aunque a veces sin intención y sin advertirlo, estaba empeorando la situación..

Si nos importan el enorme coste psicológico e incluso físico a los que se somete a los empleados, bullying, jefes abusadores y entornos laborales repletos de formas de estrés múltiples; si somos sensibles a los costes humanos en los que se incurre cuando los líderes se queman y pierden sus puestos, tenemos que explicar y poner remedio al continuo fracaso de la industria del liderazgo en todas sus formas y actividades.

La industria del liderazgo es grande y  bien conocida pero las empresas en todo el mundo ( por supuesto, hay excepciones) están llenas de personas insatisfechas, no comprometidas que no se fían de sus lideres; éstos pierden sus trabajos cada vez con mayor rapidez, en parte porque no están preparados para las realidades de la vida organizativa; por lo tanto, la industria ha fracasado.

Algunas de las razones son: una buena parte del entrenamiento y desarrollo de líderes no es más que sermoneo laico, contar historias inspiradoras sobre líderes heroicos y organizaciones excepcionales; así , quienes escuchan estas historias se sienten bien y temporalmente estimulados al tiempo que no cambian mucho de lo que ocurre en las empresas. La inspiración es un cimiento muy débil sobre el que construir cambios sustantivos. Así que los cuentos de liderazgo que oímos ,que por otra parte tienen un modesto componente de validez, rutinariamente empeora la cosas y posiblemente las empeora muchísimo.

 

 

 

Perfil del escritor:

Carlos Herreros de las Cuevas es Master of Science in Management, London Business School, Universidad de Londres. Especialista en la relación entre la estrategia empresarial y el desarrollo de los líderes que tienen que ejecutarla. Escritor de 8 libros de management, consultor y coach ejecutivo.
En la actualidad, escribe y ofrece seminarios tanto presenciales como on-line sobre un asunto fundamental que es para él el nivel de consciencia de los líderes, concepto que entiende es más amplio y comprehensivo que la gestión del talento. Convencido de que hay que presentar programas de desarrollo y entrenamiento de líderes basados en la ciencia y  en la realidad de las organizaciones, y menos en discursos motivadores, sensiblería o edutrenemiento ( programas de entretenimiento que se califican a sí mismos como educativos).
En este sentido, el autor hace ya años que incorpora la Neurociencia como explicación del comportamiento humano tanto individual como grupal.
Carlos vive en Santander, España, y ofrece sus talleres y seminarios en España y varios paises europeos; además visita con frecuencia otros latinoamericanos, Argentina y Mexico principalmente.
Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals