OK!

¿Cómo debe ser el profesional de Relaciones Públicas de hoy?

By István Kovács Halay de Lima City, Perú.

Afortunadamente quedaron atrás aquellas ideas que sostenían a la profesión relacionadora como algo sencillo en donde una sonrisa, un gesto simpático y un comportamiento dicharachero bastaban. La concepción de “el hombre de las manos frías”  que en todas las reuniones sociales lo único que debía hacer era brindar con todos los asistentes con una copa de champagne bien fría reduciendo a las Relaciones Públicas a una actividades netamente social, ya no tiene lugar.

Al describir la profesión de Relaciones Públicas como científica porque se basa en la investigación de la sociedad para que los altos directivos de las organizaciones tomen las decisiones más acertadas, exige que el profesional quien la ejerce debe tener un conocimiento completo sobre distintas ciencias y disciplinas sociales bajo el enfoque del sistema integrador multidisciplinario. Las preguntas que pueden surgir son: ¿El buen relacionador nace o se hace?, ¿Cualquier profesional puede ser relacionador público? La primera pregunta tiene que ver con la predisposición  para ganar mucha experiencia en la investigación y en el tratamiento de controversias, lo cual requiere que la persona sepa respetar a sus semejantes y con valores que busque soluciones justas como un buen inicio en esta profesión. La segunda pregunta exige que todo profesional cualquiera que sea su campo de acción, debe tener conocimientos de Relaciones Públicas porque en toda profesión la comunicación es primordial para poder tratar con personas de distintas culturas, modales, creencias y nivel socio económico.

Con esto no deseo sugerir que cualquiera pueda meterse fácilmente a hacer Relaciones Públicas. Es necesario que se forme académicamente para adquirir los conocimientos estratégicos que le inculquen una auténtica preparación científica, tecnológica y fundamentalmente humanística. Por ello es que quienes se dedican a las Relaciones Públicas deben reforzar varias áreas de competencia  activando aspectos cognoscitivos, habilidades y destrezas en el proceso de estudiar y analizar el comportamiento humano, definir su objeto y campo de estudio visualizando la misión, visión y las políticas de las organizaciones para identificar el perfil profesional necesario. Por ello podemos resumir las cualidades que debe reunir el profesional de Relaciones Públicas en las siguientes:

 

TENER UN GRAN SENTIDO ÉTICO:

Las Relaciones Públicas al convertirse en la conciencia organizacional deben defender el respeto a la verdad y rechazar cualquier intención de desinformar a los públicos. Por lo tanto la transparencia con que actúen las organizaciones y en la veracidad de sus informaciones hacen que la sociedad las acepte y se vaya formando un concepto favorable hacia ellas que las permita desarrollarse bajo una licencia social. El impulsor de ello debe ser un profesional con una conducta personal y pública intachables que proyecte dicho accionar a la organización a la cual represente.

 

SER ASERTIVO CON SUS HABILIDADES COMUNICATIVAS:

El relacionador público debe saber expresarse con precisión y al mismo tiempo con asertividad. Al ser el responsable de la administración de la comunicación dentro y fuera de la organización, deberá producir boletines, periódicos, revistas y otros mensajes audiovisuales que puedan ser comprendidos con facilidad  por sus públicos. Ser buen orador y escritor lo convertirá en un encodificador de alta fidelidad capaz de hacerse entender  sin mayores dificultades. Con ello evitamos la emisión de mensajes ambiguos  que puedan causar  malos entendidos y tergiversaciones de lo que deseamos expresar.

 

SER PERCEPTIVO CON AGUDEZA:

El relacionador debe captar con rapidez lo que sus públicos desean de la organización por una agudeza mental  que le permitirá ser proactivo capaz de detectar problemas que aún no salen a la luz y así evitar su presentación. Más vale prevenir que solucionar problemas. El relacionador público al ser representante de la organización en diversos certámenes debe demostrar una educación intachable y muchos conocimientos al momento de contactarse  con personas de otras culturas. Este conocimiento permitirá respetar y valorar dichas expresiones al momento de lograr una buena impresión  en favor la organización al cual represente y evitar malos entendidos.

 

TENER INTELIGENCIA EMOCIONAL:

Debe ser cálido en su trato para atraer contactos que puedan beneficiar a la organización: Muchas veces deberá lidiar con personas de toda clase y educación, por lo que necesitará mantener el equilibrio de sus impulsos y emociones aunque en el interior desee responder a situaciones que le desagraden. Es decir conservar la racionalidad en sus respuestas y la tranquilidad necesaria para resolver situaciones tensas para convertir situaciones conflictivas en una oportunidad de establecer nuevos lazos de amistad.

 

TENER UN ALTO SENTIDO HUMANÍSTICO AL SER ASESOR DE LA ALTA DIRECCIÓN:

Ser polifacético y dominar varios idiomas. El buen relacionista debe dominar como mínimo el inglés, francés y en los últimos años el chino mandarín, además de utilizar nuestro idioma español de acuerdo a las normas de la Real Academia de la Lengua. Los añadidos sumarán puntos y en determinados casos pueden determinar el éxito o fracaso, tener o no convencer a un cliente, ganar o perder una negociación o una licitación a nivel internacional. Los idiomas son esenciales en nuestra cada vez más empequeñecida aldea global.

 

SER UN ESTRATEGA:

Tener mucha pasión por la investigación que le permita conocer y analizar lo que hay detrás de las cosas. Esto le hará posible no dejarse guiar de las apariencias personales o de los hechos, lo cual facilitará la toma de decisiones correctas en pro de su organización y de sus públicos.

 

NO SER ORGULLOSO NI DESPECTIVO:

Deberá ser humilde pero con dignidad haciéndose respetar como persona y profesional. Esto encierra valores como la lealtad, la honestidad y la discreción. La capacidad de ponerse en el lugar de los demás y tratar a todos con el mismo respeto enaltece el trabajo del relacionador público y al mismo tiempo mejora el concepto que puedan formarse los stakeholders de la organización a la cual este profesional represente.

 

SER CREATIVO Y CON BUEN GUSTO:

Ya que a las Relaciones Públicas se les atribuye los cambios en las organizaciones, estos deben estar conforme a la evolución que la sociedad requiere, desde el diseño del logotipo hasta en la gestión de atención a los públicos. Por tanto, el relacionador público es el agente impulsor en la transformación social con idea innovadoras que a los públicos les agrade y que esté acorde con los buenos gustos en el trato y la gestión que las organizaciones puedan brindar hacia ellos. A los públicos les gusta que sus organizaciones cambien para bien proporcionándoles mejores y mayores beneficios que respondan a sus expectativas y necesidades. El relacionador público debe estar atento a estas exigencias para diseñar estos cambios de manera correcta y estratégica que puedan ser bien vistos por la sociedad en general.

 

SER UN LÍDER:

Una persona que sea capaz de dirigir, coordinar, estar al frente como la persona más influyente del grupo, siendo su principal herramienta la comunicación estratégica. Esta cualidad la debe encausar hacia el logro de metas en beneficio de la organización y sus stakeholders basándose en sus necesidades y expectativas. De aquí la importancia del liderazgo participativo.

 

Por estas razones, el relacionador público siempre debe tener el ánimo de inculcar a sus asesorados un gran optimismo. No podemos concebir a un relacionador pesimista, que lejos de animar, desanime a los demás.  Por tanto, la condición principal que convertirá al relacionador en un profesional en todo el sentido de la palabra, será su formación técnica o universitaria multidisciplinaria. Esto es lo que nos diferencia de los empíricos, quienes al carecer de dicha formación, en muchos casos cometen errores graves en el aspecto ético que tergiversan el cabal sentido de nuestra noble profesión.

 

Hoy más que nunca, cuando nuestro mundo se enrumba hacia cambios vertiginosos en todos los campos del saber, a veces tenemos la impresión que estos pueden ser opacados por el olvido del humanismo y de sus valores morales. La voz de alerta está dada. Es el relacionador público quien con su perfil profesional y su calidad humana está llamado a rescatar estos valores y el respeto al individuo.

 

Ante este panorama, el perfil del relacionador tiene tres componentes: Calidad, ética y el arte de las relaciones. La calidad es integral, no es solo formación, es también la calidad personal, su actitud ante la vida, su ánimo y preparación para el trabajo. En fin, es la calidad del ser humano. La ética se propone como un componente sine qua non, pues los otros dos pueden faltar, pero si no hay ética personal, profesional y organizacional, la relación es como que no existiera. Es como la mentira que invalida totalmente los hechos, pues quien dice lo que no es verdad, no solo miente, sino que se niega a sí mismo. Igual ocurre con la ética. Por ejemplo, en aquellas democracias donde predomina la corrupción, se niega el mismo concepto de democracia. Decir que el relacionador debe ser de relaciones parece obvio, pero no lo es, pues hay que aprender a serlo, lo cual es largo, complejo y agotador, pero trascendente.

 

 

 

 

 

Perfil del escritor:

 István Kovác Halay es Doctor en Gestión Educativa y Magíster en Administración Educativa de la Universidad Peruana Unión (UPeU). Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación especializado en Relaciones Públicas y Marketing egresado de la Universidad de San Martín de Porres. Ejerce como docente universitario en las facultades de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Privada San Juan Bautista (UPSJB), Universidad Peruana Unión (UPeU), Universidad Peruana Simón Bolívar (USB) y en la Universidad César Vallejo (UCV) en la ciudad de Lima. A nivel de posgrado, es docente de la Maestría en Administración Educativa en la Universidad Peruana Unión (UPeU).Es director regional por el Perú de la Red Iberoamericana de Relaciones Públicas (REDIRP). Actualmente es consultor independiente en diversas organizaciones empresariales en Relaciones Públicas, neuromarketing y gestión del talento humano. Es Conferencista y trainer nacional e internacional en temas de Relaciones Públicas, neuromarketing, educación e investigación científica. Autor de los libros: Relaciones Públicas: Del presente al futuro – editorial Alberto Díaz (2002), Relaciones Públicas: Ética, valores y teorías (2007) y un manual sobre Marketing aplicado a instituciones educativas (2011) – editorial de la Universidad Peruana Unión. Disertante confirmado para el V Simposio Internacional de Relaciones Públicas e Institucionales a desarrollarse el 2 y 3 de junio del presente año en la ciudad de Tucumán – Argentina.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals