OK!

¿Será la arrogancia un factor dificíl de controlar en los directivos?

By Miguel Eduardo Navarro Pardo de Lima city, Peru.

Hace unos días una revista para cual escribo artículos habitualmente, me pidió que realizará una reflexión sobre el impacto de la arrogancia de los directivos de una empresa, con lo cual me trae a la memoria muchas experiencias  vividas a través de las  diversas consultorías, asesoría o capacitaciones que he realizado

Usualmente las mayoría  de clientes manifiestan la necesidad de mejorar el Clima Organizacional en su empresa, de crear mayor identificación, identidad y porque no, una interrelación de  jefes- colaboradores  a niveles extremadamente adecuados. Es decir alcanzar los mejores estándares de calidad y servicio, a partir de los hábitos, actitudes, capacidad, habilidades y aptitudes, renovadas en cada uno de las personas que integran  dicha entidad.

 

¿En realidad de que depende todo ello?

Particularmente pienso y lo he comprobado, que los Directivos o dueños de las empresas inviertan tanto dinero en consultorías de medición de Clima organizacional,  con resultados, finalmente para ellos, No creíbles.

Invierten en sumas  exorbitantes en seminarios, charlas, cursos –talleres con los mejores expositores nacionales e internacionales, lo cuales prometen  renovar la Integración, Comunicación, Liderazgo y  Trabajo en equipo…

Posiblemente, busquen o contraten al mejor Gerente o Jefe de Recursos Humanos…

Pero al cabo del tiempo las consecuencias son igual o peores….

Entonces culpan al consultor, asesor, al mismo Gerente o Jefe de Recursos  Humanos  y  por último, hasta los colaboradores de los pobres resultados de la gestión.

 

Cuenta la leyenda que cuando Sylvia Mae Harbaugh, sobreviviente del naufragio del Titanic, contemplaba el 10 de abril de 1912 cómo el personal de cubierta cargaba el equipaje de los pasajeros, preguntó a uno de los botones: “¿es verdad que este barco no se puede hundir?” y el muchacho le contestó: “así es, señora, ¡ni Dios mismo podría hundir este barco!”. (*)

 

Esta historia no solo nos deja, en principio,tresgrandes lecciones y es posiblemente muchos Directivos o grandes empresario ya olvidaron:

  1. Lacontinua y excesiva confianza ,ciega la proyección del éxito, confunde y nubla, por lo que la gente se convierte en un jinete llevado por un caballo de pura sangre hacia las constantes metas, objetivos, retos, desafíos , motivos por el cual, la obsesión por llegar,  hace que se use en exceso la fusta( Látigo) o Espuelas ( Púas en la botas). Hasta el punto que se extralimita la fuerza  de dicho caballo.
  2. Pero también el jinete, se siente tan seguro con su caballo pura sangre, que no visualiza o avizora las mejoras, la preparación, el cuidado y su formación en sus competidores. Por lo que pensará que debe ir más despacio o simplemente el ritmo será más mesurado,  confiado en todo lo que posee…“sin despilfarrar energías” porque siempre fue y por supuesto, ahora  será el ganador.
  3. Finalmente, llega a vencernos una caballo pura sangre mejor que el nuestro,  por lo que no nos dimos cuenta que el éxito es efímero y que cada vez que triunfemos, muchos van a buscar de manera inmediata, la forma de imitarnos, despojarnos del logro  y superarnos en el menor tiempo posible.

 

Ahora, aterricemos estas hipótesis al plano empresarial. En la actualidad, es para un Directivo o Dueño de una empresa,    muy  contraproducente sentirse superior a los demás y hacer de ese un sentimiento, una secuela pública, hereditaria y contagiosa  en una organización, es sencillamente, desdibujarse como seres humanos,  si no también crear anticuerpos en el  contexto laboral,  debilitar las fortalezas del recurso humano (Colaboradores)  y  mostrar debilidades a los competidores.

Sencillamente “La arrogancia” (del latín arrogāre: ad- + rogāre) es un defecto que muchas personas padecen, lo cual  se refiere al excesivo orgullo, pedantería, vanidad  hasta seguridad de sí mismo (autovaloración, una autoimagen inflada) lo cual la lleva a creer y exigir más privilegios o reconocimientos de los que tiene como derecho, lo cual se trasmite en su comportamiento, actitud, trato y forma de comunicarse, todo ello considerado un anti valor, opuesto a la Humildad.

Entonces, quien me esté leyendo, me dirá… “El Directivo o Dueño de la empresa tiene el derecho de actuar o hacer lo que quiera, al fin y al cabo todo le pertenece “. Si pero lo que debe recordar, es que la constitución de una empresa,  sea cual  haya sido el sacrificio o esfuerzo de su origen, no incluye el “Mal trato al Recursos Humano” y lo que es peor  “Aparentar frente a los colaboradores  actitudes  de acciones que nunca se dan o se darán”.

La Arrogancia, Valgan verdades, es un tema que cada vez se presenta con más fuerza entre lo Directo y Dueños de las empresas, consciente (por saben  lo que hacen pero prefieren demostrar otra cosa por no exponer su dizque “debilidad”) o inconsciente (Hábitos y Costumbres descontroladas que no han sido educadas para una adecuada interrelación)

Sin bien es cierto hasta hace poco, La ARROGANCIA, era parte del perfil  natural, innatou original del Jefe, sumado a ello aires de superioridad, poca escucha, reducida sensibilidad, escasa solidaridad,  inconcebible autocritica y carencia predisposición al aprendizaje (porque todo supuestamente lo sabía)

 

Pues ha pasado el tiempo, y el resultado de un Actitud  Arrogante, determina colaboradores que no se sienten  comprometidos,  no se sienten Identificados,  no son leales… Pero si eso, le  agregamos jefaturas directas, quienes han aprendido a mostrarse lejanos e indolentes con sus dirigidos generando círculos viciosos que se traducen en incumplimiento de metas, objetivos inalcanzables, funciones con alto riesgo y estrés…Estamos frente a colaboradores, para los ojos de los Directos o Dueños, Ineficientes e improductivos

 

La Arrogancia no solo hace daño a los colaboradores, sino que son dañinos para cualquier empresa, para cualquier núcleo (familiar, social/amical, laboral). Lastimosamente el poder descontrolado en personas que no han reflexionado sobre lo valioso que puede ser el recurso humano que está a su alrededor, pues, quien está incluido ese núcleo (laboral, social- amical y familiar) se sentirán impotentes, desamparados, a veces rencorosos, vehementes, explosivos o simplemente no soportan,  se apartan y fuga el talento que tanto nos ha costado formar.

 

¿Tú eres un Directivo o Dueño Arrogante?

Si mientras leías, poco a poco te has ido identificando con lo antes mencionado… tu primera reacción ha sido de rechazo, porque es posible que algún momento de tu vida has sentido o sientes inseguridad, tienes rasgos  de baja autoestima, por lo  que aprovechaste tu situación de próspero empresario ha solidificartu carácter, para seguir, progresando y así continuar logrando el éxito, cubierto de un perfil orgulloso, pedante, vanidoso, presumido hasta llegar a límites extremos de descortesía y  falta  de educación…

Pues, debes buscar ayuda para librarte de la ansiedad, angustia, y así poder adquirir nuevas habilidades, comportamientos, mejorar tu autoestima, seguridad, pero sobre todo, una óptima relación con todos, en donde no solo se sentirán mejor ellos, si no tú  y todos los núcleos que constantemente te rodean..

Si cambias esa negativa cualidad, te darás cuenta, que podrás realizar negociaciones efectivas, relaciones duraderas, lejos de  la comodidad, tranquilidad  o solvencia que puede dar el dinero obtenido a través de las empresas, las personas que te están a tu lado,  te apreciaran y respetaran  por lo que eres, no por lo que tienes,  por lo que  descubrirás que: “El orgullo nos hace artificiales y la humildad nos hace reales.”Thomas Merton.

 

 

 

 

 

Perfil del escritor

Master Of Science with and major in Human Resources Management in The School of Social and Human Studies in Atlantic International University – USA. Estudios Post graduales en Escuela Superior de Administración de Negocios sobre: Dirección de Ventas, Dirección Estratégica de Recursos Humanos y Desarrollo de Competencia Gerenciales. Certificación en Andragogía por Pontificia Universidad  Católica del Perú. Certificación en Dirección y Habilidades Directivas por la Fundación CEDDET – Agencia Española de Cooperación Internacional

Profesor en  Desarrollo Personal y Gestión a la Calidad para Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, Universidad Corporativa de Interbank,   Universidad Católica San Pablo de Arequipa , invitado  para Academia de la Magistratura del Perú y la Universidad Pacifico del Ecuador .Asesor consultor y facilitador para diversas empresas nacionales e internacionales.

 

 

Citas bibliográficas:

(*)El Mito del Barco Insumergible  The New York Times Company, 16 Abril 1912.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals