OK!

Historia de la fábrica RESOL S.A.

In Santo Tomé city, Argentina.

(*)Todo comenzó con un pedido de una empresa. Pero hacía años que yo tenía interés en iniciarme en alguna actividad industrial donde pudiera aplicar los conocimientos adquiridos en la Escuela Industrial de calle Junín de la ciudad de Santa fe.

El interés de la empresa, que se dedicaba al fraccionamiento de alcohol etílico, era la fabricación de “thinner”, un diluyente con características especiales para adelgazar lacas de nitrocelulosa, ya que ésta viene en una concentración alta, no adecuada para aplicar con soplete. Este diluyente tenía un mercado muy importante (era la década del 50), y por mucho tiempo su uso alcanzó volúmenes poco   comunes, en la reparación de pinturas automotrices, y sobre todo en el lustre de muebles, que se    realizaba casi un 100% con la laca citada. Esto hizo que surgieran plantas importantes, dos en Rosario, dos importantes en Buenos Aires, y un sinnúmero de pequeñas en el gran Buenos Aires. La mayor parte del consumo local, provenía de estos lugares.

Para lograr una formulación adecuada, los ensayos me demandaron más de tres meses, durante todo    el día, esto aconteció afortunadamente durante los meses de diciembre a marzo, en mis vacaciones escolares, ya que en esa época era docente de laboratorio en la citada Escuela Industrial. Debo confesar que mi conocimiento de thinners era nulo, y que no había (ni hay actualmente), bibliografía alguna. De modo que tuve que partir de cero, con materias primas no conocidas por mí (algunas de reciente obtención en el país). La mezcla comprendía no menos de 6 o 7 productos que debían evaporar en un tiempo razonable para obtener un secado de película brillante. Este fue el desafío a vencer que llevó los meses citados. Pero afortunadamente, pude lograr un producto con excelente resultado.

De todas maneras, la empresa contratante debió desistir de su proyecto,porque la DGI no autorizó el funcionamiento de la fabricación de thinner en el mismo espacio que se manipulaba el alcohol etílico. Por esa razón se paralizó la producción, y por un sentido ético, decidí hacerme cargo de los productos que por mi indicación habían adquirido. ¿Qué iba yo hacer con ellos? Ya había entrado en conocimientos que me podían resultar útiles, y estos no se podían desperdiciar. Decidí encarar yo la fabricación, pero para ello debía contar con un sitio adecuado. Debí mudarme con mi familia a un extremo de la ciudad que contara con un espacio suficiente para manipular los productos. Este espacio fue un patio de tierra con tres árboles llamados Paraíso, que me brindaban la sombra necesaria. Y allí comenzó la producción en septiembre de 1964.

Pero surgió un problema con el cual no contaba: mi thinner no tenía olor a thinner. Como yo partí de cero en mis ensayos, con ingredientes de nueva generación, no fue en principio recibido con confianza. Hubo entonces una tarea comercial de convencimiento, porque la mayoría de los productos en plaza, contenían benceno, producto muy tóxico (casi veneno), muy usado por ser muy barato, y que le daba    un olor característico. Pienso que la mayoría de los fabricantes de ese momento, ignoraban el daño a   la salud que ocasionaban, por falta de conocimientos técnicos. No obstante todo esto, pude lograr imponer nuestro thinner, del cual se fabricaban varios tipos según el uso, para hornear piezas pinta-das, thinners de baja y alta polaridad, para limpieza, etc.

Como la producción iba en aumento, y era necesario disponer de mucho
mayor espacio, se compró un terreno alejado de construcciones familiares. Estaba en Santo Tomé, sobre la ruta 19, en donde se    construyó con financiamiento del entonces Banco Industrial, un galpón de 8 metros por 18 con tres tanques subterráneos de 10.000 litros, más cinco de 5.000 lts aéreos sobre soportes de ladrillos. Era  el año 1968. Pero pronto, estos depósitos resultaron insuficientes, y se ampliaron sucesivamente con tanques subterráneos, uno de 32.000 lts, luego 2 de 30.000 lts y posteriormente bajo tinglados 2 de   30.000 lts y 2 de 20.000 lts con divisiones interiores.

¿Cómo seguir? Si fabricaba thinner para lacas de nitrocelulosa, ¿qué era esa laca? Interesante pregunta. Nuevamente estudiar y ensayar. Encargar molinos y mezcladoras. Calcular los tiempos de los procesos.  Así surgió la fabricación de lacas y selladores para la industria mueblera, con muy buen recibimiento por parte de la industria local, que se extendió a otras provincias, con una calidad semejante a la provista por las marcas nacionales.

Nuevamente el problema de espacio se presentó como insoslayable. Se Planta de RESOLcompró, también sobre la ruta  19, en el Km 3,8, es decir a 8oo metros del cruce con la autopista Santa.Fe- Rosario, un terreno de 9 Has. (hoy 10 Has por nueva compra), y se hicieron sucesivas modernas edificaciones a partir del año 1987, en que se hizo el traslado definitivo. Allí se inició la fabricación de esmaltes de todo tipo y se amplió la fabricación de lacas con mezcladores 8 veces mayores que los originales.

Afortunadamente la mayoría de los componentes eran nacionales. Solamente, y para obtener un buen producto, se debió importar de Brasil, cantidades importantes de nitrocelulosa (contenedores de 11 toneladas), para lo cual se debió construir un depósito acorde a las exigencias de seguridad impuestas por los organismos de control.

En agosto del año 1991, un incendio provocado por un inconveniente eléctrico, en un ambiente denso de gases, produjo la destrucción total de la planta, materias primas y productos elaborados. Recuerdo que un periodista del diario El Litoral (creo llamado Rodrigo), comentó en su edición del día, que yo había manifestado que no habría despidos, y que al día siguiente comenzaba la reconstrucción. Ya por esa época habían ingresado mis dos hijos mayores.

La reconstrucción llevó años, pero el resurgimiento se hizo con ánimos de superación, y podemos decir que hemos alcanzado y nivel de presencia importante desde Salta hasta Tierra del Fuego.

Pero la tecnología ofrece nuevos productos, y esta laca de nitrocelulosa casi se dejó de usar. Tenemos la satisfacción (ya como RESOL SA desde 1987), que nuestra laca alcanzó a superar las existentes en el momento, y que nuestra Pyme actualmente, con la dirección de cuatro profesionales miembros de la familia, elabora todo tipo de pinturas, inclusive aerosoles, siendo el tercero del país elaborado por una fábrica de pinturas. Su éxito lo llevó a ser considerado de primerísimo nivel, y por su calidad es fabricado para terceras marcas.

Hoy me siento orgulloso de que mis hijos y nietos siguen desarrollando lo que inicialmente era una idea, se convirtió en un proyecto y hoy es una gran empresa con sello propio en la región.

Les comparto información de mi equipo familiar y la función de cada uno de ellos dentro de RESOL S.A..

 

Segunda generación:

Gerente General: Marcelo René Andino Del Barco                                                                       Gerente de Producción: Leandro Javier Andino                                                                               Gerente de Ventas: Silvia Irene Andino-                                                                                         Soporte Informático: Luciano Gabriel Andino.

Tercera generación:

Control de calidad de Insumos y Materias Primas/ Soporte Informático: Ayrton Andino Bonazzola

bUSCANOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES.

Prohibida su copia Y/o reproducción sin autorización de los editores.

Equipo de Resol S.A.

(*)Historia contada por su fundador, René Gustavo Andino.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals