OK!

El bienestar del colaborador como punto de partida de la organización actual.

Lina de Giglio de Buenos Aires city, Argentina

Estamos viviendo un cambio de paradigma laboral. Las nuevas generaciones nos han empujado a nuevas maneras de pensar el trabajo, Ya no se trata simplemente de un lugar donde hacer carrera o ganarse el sustento. Aparece la necesidad de que el ser humano sea parte viva y completa dentro de la organización y no solamente una fuerza laboral.

Los líderes debemos pensar nuestro rol sabiendo que es posible generar bienestar en el equipo de trabajo a partir del cuidado de los vínculos, de los intereses individuales y de la visión integral del sujeto que está inmerso y es ejecutor de los objetivos de la Organización.

Hace 20 años, frases como  “no hay que mezclar lo personal con lo laboral”, o “no se pueden traer los problemas al trabajo” eran máximas reconocidas por todos. Con el devenir de las nuevas prácticas laborales, hemos comprendido que es imposible dividir a las personas en compartimentos estancos. Alentar espacios donde puedan manifestarse ante sí mismas y ante otros de manera de esclarecer sus pensamientos y emociones, es mucho más honesto.

Estoy convencida de que si propiciáramos este tipo de vínculo la gente sería más feliz en su lugar de trabajo porque encontrarían un espacio de contención. Pasado el primer momento de exposición emocional, no solamente sentiría agradecimiento y alivio sino  que también sería más productiva y -por lo tanto- más rentable para la Organización.

Es necesario humanizar las posiciones de trabajo. No alcanza el horario flexible o las clases de yoga; las personas somos mucho más complejas.

Un camino para  hacer una verdadera diferencia, sería que los planes de capacitación incluyan el autoconocimiento, la autogestión de las emociones y la búsqueda del propio sentido para que cada colaborador pueda encontrar su camino dentro o fuera de la organización. De esta manera, quien permanezca podrá aportar valor desde su propia conciencia. Será entonces cuando las herramientas que habitualmente se transmiten tales como  comunicación, liderazgo, orientación al cliente, y otras tantas, tomen la verdadera dimensión. Vale decir, podrán ser utilizadas a conciencia una vez que se haya comprendido profundamente cuál es la base que las sostiene: los vínculos entre personas.

Como consultores, debemos proponer nuevos abordajes, nuevas miradas y esperar a que las ideas maduren, a que las culturas organizacionales las acepten, más allá de que los responsables de Recursos Humanos compartan la cosmovisión.

Por otro lado, ¿en qué punto de madurez se encuentran los colaboradores? Porque las organizaciones pueden diseñar estrategias y cambios culturales con la ayuda de expertos conocedores del ser humano pero ¿las personas se conocen a sí mismas? ¿Cuál es el grado de autoconocimiento y auto aceptación que tienen las personas (que trabajan)? Es difícil hacer una propuesta de valor si quienes la reciben no tienen las distinciones para tomarlas.

Entrenar a las personas para que se hagan responsables de su propio bienestar laboral aparece como una llave maestra para que cada sujeto laboral pueda auto gestionarse en equilibrio con otros, competencia que se vuelve fundamental en las intricadas interacciones jerárquicas, matriciales y de paridad que se presentan en la cotidianeidad de cualquier empresa.

Este objetivo estratégico puede volverse una ardua tarea pero aparece como una relevante meta a alcanzar en el complejo mundo laboral, en el complejo mundo personal y en el complejo mundo en el que vivimos.

 

 

 

Perfil del escritor:

Lina De Giglio es fundadora de Capacitar-Desarrollo Empresario. Transitó 20 años en organizaciones multinacionales como Citibank, Eagle Star y Zurich Argentina donde encontró su motivación en transmitir poder personal a quienes trabajan en grandes empresas. Diagnosticó, diseñó e impartió capacitación durante más de 15 años y se volvió especialista en relaciones interpersonales y comunicaciones. Además, es Traductora literaria de inglés, Profesora de enseñanza primaria, Licenciada en Relaciones Industriales, doctoranda en Ciencias de Dirección y actualmente, alumna de la Licenciatura de Artes Escénicas –estas tres últimas en  UADE- logra integrar todos sus conocimientos en  sus procesos de consultoría y en el alma de las capacitaciones que su equipo profesional diseña e implementa en empresas de primera línea.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals