OK!

Las relaciones públicas en la gestión del talento humano

By István Kovács Halay de Lima City, Perú.

Las Relaciones Públicas internas tienen la gran responsabilidad de garantizar el buen trato al recurso más preciado que poseen las organizaciones: su gente. Antes de pensar en brindarles una atención de calidad a los clientes, la comunidad y demás organizaciones con quienes se pueden establecer alianzas estratégicas, se debe priorizar la buena comunicación, el respeto y el reconocimiento de quienes hacen posible el desarrollo y el prestigio de las empresas.

Hubo organizaciones que empezaron como pequeñas empresas y con poco capital, pero lograron crecer gracias a una adecuada gestión del talento humano, quienes al sentirse valorados por parte de la organización, pusieron todos sus talentos al engrandecimiento de dichas empresas.

Gestionar el talento humano significa mucho más que reconocer los méritos de quienes laboran en las organizaciones. Si bien es cierto que las organizaciones no están diseñadas en sí para educar a su personal, más bien están diseñadas para capacitar en cuestiones profesionales y de gestión administrativa, deben mirar hacia la educación y preocuparse en que su gente se desarrolle tanto a nivel laboral, profesional como también en la calidad del trato entre sí y con los clientes. Muchas organizaciones que no tienen este aspecto muy claro cuando contratar personal priorizando sus conocimientos, terminan despidiendo a esos expertos por cuestiones de conducta y gestión de diversos problemas entre compañeros de trabajo y frente a los clientes. Ello explica que gran parte del buen o mal concepto que tiene la sociedad respecto a sus organizaciones empresariales radica en la calidad y la gestión de la atención recibida más que en la calidad de sus productos.

 

Esta gestión a la luz de las Relaciones Públicas debe estar enmarcado en enseñar valores predicando con el ejemplo por parte de quienes dirigen a la organización, conformado por los accionistas, los gerentes y otros directivos que más que enseñar, pueden convertirse en mentores y grandes inspiradores del trabajo orientado hacia la calidad total para su personal. Esto quiere decir que “el estilo” y la “forma de ser” de quienes dirigen a las empresas, se ven reflejadas en toda la forma de trabajar y en la gestión de atención de sus públicos. Aquí está el punto clave del porqué los primeros que deben de tomar conciencia de ello sean quienes administran y dirigen a las empresas. Estos pueden incrementar su talento humano al adquirir una visión más humana de tratar con sus públicos y al mismo tiempo pueden solicitar la asesoría del profesional de Relaciones Públicas que actúa de alguna manera como la conciencia de la organización.

 

Todo ello incluye también un sistema de recompensas, reconocimientos y sanciones coherentes con la misión y visión de la organización. Nuestro talento humano se sentirá más identificado con la organización si se siente escuchado y valorado en cuando a sus aportes que puedan brindar, lo cual conlleva a los reconocimientos y felicitaciones públicas por el trabajo bien desempeñado. Errar es humano, por lo que las sanciones se deben hacer de manera personal evitando en lo posible humillar o denigrar generando sentimientos de rechazo por parte del colaborador, por lo que el ideal es una sanción que permita que dicho colaborador sea consecuente con sus actos y se enmiende tomando conciencia de que se le trata con respeto y que la organización desea ayudarlo a ser mejor trabajador y persona. Un colaborador humillado se convierte a largo plazo en un potencial detractor y enemigo de la organización. Por lo tanto ninguna organización, que desee crecer con la gente y no a costa de la gente, debe ganarse enemigos en el camino. Es mucho mejor tener colaboradores y ex colaboradores amigos y defensores de la reputación de nuestras organizaciones.

 

“Hacer las cosas bien, hacerlas saber y hacerlas sentir” (1) es la máxima de las Relaciones Públicas que sostengo también para este caso. Todo programa o plan que los dirigentes de las organizaciones elaboren con la debida participación de su personal desde la concepción, pasando por la planificación, el control en la ejecución y la evaluación debida, tendrá más posibilidades de éxitos que aquellos en donde nuestros colaboradores estén ajenos a los logros que se pudiesen obtener.

 

Entre los puntos claves en donde las Relaciones Públicas pueden aportar significativamente en el desarrollo del talento humano de nuestras empresas, podemos citar:

 

  • Admisión y reclutamiento del personal: Priorizar a la gente por lo que es por sobre lo que sabe. La experiencia laboral se puede moldear y potencializar. El don de gente y la calidad humana es muy difícil moldearla. Si nuestra organización tiene prestigio, reclutará fácilmente a personas con mucho talento quienes ayudarán a incrementar nuestro prestigio.

 

  • Asignación de las personas: Ubicarlos en puestos en donde se sientan mejor y puedan rendir al máximo sus potencialidades. Es halagador para los empresarios que su personal siempre diga: “Me gusta trabajar en este puesto”.

 

  • Compensación de las personas: Reconocimientos e incentivos económicos y sociales. Muchas veces un reconocimiento social de manera pública alienta a los colaboradores a alcanzar las metas trazadas por las empresas.

 

  • Sensibilización de las personas: Las organizaciones empresariales e institucionales al cumplir con su responsabilidad social a la luz de las Relaciones Públicas, tienen una excelente oportunidad de acercar a sus colaboradores con las necesidades que tienen muchas poblaciones económica y moralmente necesitadas. Este acercamiento facilita formar el carácter y la calidad humana de nuestros colaboradores, quienes al adquirir estas experiencias, ofrecerán una mejor calidad de atención a diversos públicos ganándose de esta manera el buen concepto por parte de ellos y de la sociedad en sí a favor de nuestras organizaciones.

 

  • Desarrollo de los talentos de las personas: Mediante capacitaciones in y out company, pasantías y convenios multilaterales que permitan maximizar los conocimientos y la calidad de atención de nuestros colaboradores.

 

  • Mantenimiento de las personas: Conocimiento debido de los manuales de funciones y de las reglas de trabajo. Comunicación constante para conocer las necesidades y expectativas de nuestros colaboradores. Aquí las Relaciones Públicas pueden trabajar en conjunto con las oficinas de personal para conocer más de cerca con quiénes trabajamos y cómo podemos ayudarlos a que sus niveles de rendimiento mejoren constantemente.

 

  • Monitoreo de personas: Conocimiento pleno de los logros y el historial del rendimiento y las calificaciones del nivel de satisfacción de nuestros clientes por la calidad de atención que brindaron nuestros colaboradores en la organización.

Todos estos aspectos mencionados ayudarán a que nuestros colaboradores tengan en claro el sentido de su trabajo en nuestras organizaciones, a que trabajen por convicción y no solo “por cumplimiento”, sumándole a ello el desarrollo del talento humano mediante la promoción de iniciativas propias de nuestros colaboradores que optimicen nuestro trabajo y que por ello, mediante las Relaciones Públicas internas, sean reconocidos debidamente por el esfuerzo desarrollado en bien de la organización, que más que ser vista como un simple centro laboral, sea vista como una gran familia con metas claras en bien de todos sus públicos.

 

 

 

Perfil del escritor:

István Kovács Halay es Doctor en Gestión Educativa y Magíster en Administración Educativa de la Universidad Peruana Unión (UPeU). Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación especializado en Relaciones Públicas y Marketing egresado de la Universidad de San Martín de Porres. Docente universitario en las facultades de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Privada San Juan Bautista (UPSJB), Universidad Peruana Simón Bolívar (USB) y en la Universidad César Vallejo (UCV) en la ciudad de Lima. A nivel de posgrado, es docente de la Maestría en Administración Educativa y del Doctorado en Administración en la Universidad Peruana Unión (UPeU), en la Maestría en Comunicación en la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP) en la ciudad de Huancayo. Es director regional por el Perú de la Red Iberoamericana de Relaciones Públicas (REDIRP). Actualmente es consultor independiente en diversas organizaciones empresariales en Relaciones Públicas, neuromarketing y gestión del talento humano. Es Conferencista y trainer nacional e internacional en temas de Relaciones Públicas, neuromarketing, educación e investigación científica. Autor de los libros: Relaciones Públicas: Del presente al futuro – editorial Alberto Díaz (2002), Relaciones Públicas: Ética, valores y teorías (2007) y un manual sobre Marketing aplicado a instituciones educativas (2011) – editorial de la Universidad Peruana Unión. Fue disertante en el V Simposio Internacional de Relaciones Públicas e Institucionales que se desarrolló el 2 y 3 de junio del presente año en la ciudad de Tucumán – Argentina.

 


 

 

 

 

Bibliografía:

  • KOVÁCS HALAY, István (2007). Relaciones Públicas: Ética, valores y teorías. 1° edición. Editorial Universidad Peruana Unión – Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación. Lima – Perú.
Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals