OK!

Manejos seguros de productos químicos perjudiciales para la salud

By Almirón Victor Ignacio, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires.

En esta oportunidad trataremos un tema muy relevante, manejo seguro de productos químicos perjudiciales para la salud.

Esta temática excede los límites laborales, y con esto, lo que deseo expresar, es que estas situaciones de manejo de productos químicos no solo se llevan a cabo en el ámbito laboral, sino que también en forma cotidiana manipulamos estos tipos de productos en nuestros hogares.

La problemática mayor, desde el punto de vista de análisis de riesgo, es la ignorancia, es decir, la falta general de instrucción o de conocimiento, para este caso, sobre el manejo seguro de productos químicos perjudiciales para la salud.

En primera instancia, detallaremos dos conceptos primordiales, primero ¿qué es un producto químico? y segundo ¿qué es un producto químico perjudicial para la salud?.

Un producto químicos está formado por uno o más compuestos químicos que le permiten cumplir con una determina función. Los compuestos químicos, por su parte, son sustancias que cuentan con dos o más elementos que forman parte de la tabla periódica.

Lo habitual es que los productos químicos estén formados por un componente activo, que es la sustancia que le permite desarrollar su función, y por varios excipientes, que mejoran su eficiencia.

Ahora, podemos considerar que un producto químico es perjudicial para la salud, bajo dos conceptos.

El primero hace referencia cuando un elemento o sustancia ajena a la composición natural del organismo ingresa al mismo.

El cuerpo humano está conformado, al menos, por 60 elementos químicos, de los que muchos de ellos se desconoce su finalidad en el organismo a la fecha. Una docena, de estos 60 elementos, están presentes en mayores cantidades.

Se estima que un 96 % de nuestro organismo se compone por 4 elementos en particular: oxígeno, carbono, hidrógeno y nitrógeno, mayoritariamente en forma de agua.

El 4 % restante se compone por otros pocos elementos y bien podríamos decir que el 99 % del cuerpo está compuesto por 6 elementos: oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, calcio, y fósforo. Además en menores proporciones contamos con Potasio, Azufre, Sodio, Cloro, Magnesio, Hierro.

Otros elementos químicos que constituyen el cuerpo humano son el cobre, zinc, selenio, molibdeno, flúor, yodo, manganeso, cobalto, litio, estroncio, aluminio, silicio, plomo, vanadio y arsénico, entre otros en proporciones ínfimas.

Teniendo presente lo antes mencionados, si ingresamos a nuestro organismo un compuesto químico extraño, por ejemplo Sulfato de Cobalto (CoSO4) utilizado como componente de barnices y como catalizadores, generaría un daño a consecuencia que nuestro organismo no está preparado para funcionar normalmente con este elemento.

El segundo concepto, hace mención, a la circunstancia en la cual ingresamos una sustancia o elementos propia de la composición normal del organismo pero que esta adultere o modifique los valores variables normales del elemento.

Las proporciones normales de estos elementos en el organismos  es la siguiente: Oxígeno (65 %), Carbono (18 %), Hidrógeno (10 %), Nitrógeno (3 %), Calcio (1.5 %), Fósforo (1 %), Potasio (0.25 %), Azufre (0.25 %), Sodio (0.15 %), Cloro (0.15 %), Magnesio (0.05 %), Hierro (0.006 %).

Si por alguna causa, incrementamos o disminuidos estos valores, modificando las variables tolerables, el organismo comenzará a presentar alteraciones en su funcionamiento normal, tal es el ejemplo que cuando incrementamos los niveles de azufre en el organismos nos podrá generar visión borrosa debido a un defecto de la córnea, sintiéndose “arena en los ojos” después de despertarse, lagrimeo, intolerancia a la luz brillante, conjuntivitis, forúnculos y erupciones en la piel, picazón en la piel entre otras.

Otro dato relevante, es conocer las distintas vías posibles de ingreso al organismo de los productos químicos. Estas son tres, la vía dérmica, la vía respiratoria y la vía digestiva, donde esta última puede ser de forma directa o indirecta.

Respecto a la vía dérmica, la piel es el órgano más grande y pesado de nuestro cuerpo, cumpliendo entre otras funciones, la de ventana de diagnóstico temprano y barrera inmunologíca e impermeable, pero esta última función no es aplicable para todos los productos químicos, ya que muchos tienen la capacidad de penetrar la piel e ingresar al organismo. Por ejemplo, cuando un playero de una estación de servicio de combustibles líquidos entra en contacto con algún producto (Nafta) sin protección, a través de la piel puede ingresar benceno, el cual pasará a la sangre a través de la piel. Una vez en la sangre, el benceno se moviliza a través del cuerpo y puede ser almacenado en la médula de los huesos y el tejido graso.

Vía respiratoria. El aire que respiramos está compuesto en mayor porcentaje de Nitrógeno (78%), también de oxigeno (21%) y el resto de gas nobles (1%).

Cuando inhalamos el aire (proceso denominado inspiración) el organismo capta el Oxigeno (O2) para luego suministrar a cada célula dicho elemento esencial para la vida y al mismo tiempo eliminar el Dióxido de Carbono (CO2) generado en las células a través del proceso llamado espiración.

Este proceso brevemente descripto se lleva a cabo bajo condiciones normales ambientales, cambiando su metodología normal cuando se presenta en la atmósfera otros elementos químicos.

Tal es el caso de Monóxido de Carbono, que es un químico producido a partir de la combustión incompleta de gas natural u otros productos que contengan carbono, por ejemplo cuando se quema carbón, gasolina, kerosene, petróleo, propano o madera con deficiencia de oxígeno.

Este elemento cuando forma parte del aire respirable al ingresar al organismo, tiene una 220 veces mayor afinidad por el grupo hemo de la hemoglobina(*) que el oxígeno, formando una molécula específica, la carboxihemoglobina, disminuyendo la concentración de oxihemoglobina, y con ello, la difusión de oxígeno a los tejidos. La carboxihemoglobina interfiere con la disociación del oxígeno de la oxihemoglobina restante y aminora la transferencia de O2 a los tejidos.

El resultado que se produce es una hipoxia o disminución del nivel de oxígeno en la sangre y tejidos, por mal transporte del O2 a dichos tejidos. La sintomatología según porcentaje de carboxihemoglobina es la siguiente:

  • 10 a 20%: comienzan a aparecer los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono.
  • 30%: se presenta intoxicación grave por monóxido de carbono.
  • 50% a 80%: ocasiona intoxicación mortal por monóxido de carbono.

 

(*) Hemoglobina: Pigmento rojo contenido en los hematíes de la sangre de los vertebrados, cuya función consiste en captar el oxígeno de los alveolos pulmonares y comunicarlo a los tejidos, y en tomar el dióxido de carbono de estos y transportarlo de nuevo a los pulmones para expulsarlo.

 

Vía digestiva. A través de esta vía podemos mencionar dos metodologías de ingreso, directa o indirecta. El caso de ingesta directa hace referencia al ingreso accidental o intencional de algún producto por la vía oral. Un ejemplo de esto, es cuando se encuentra dentro de alguna botella plástica (de gaseosas) fraccionado algún líquido, y alguien confunde su contenido ingiriendo considerando que es una bebida apta para el consumo humano o cuando un menor no tiene la capacidad de diferenciar un caramelo de una pastilla de cloro o naftalina.

Hecho referidos a la ingesta indirecta, podemos citar como ejemplo, que alguna persona se encuentre manipulado algún producto químico con las manos y durante la tarea o al finalizar sin higienizarse las manos fume un cigarrillo, ingiera una fruta o una galletita, de esta manera al tocar el alimento o el cigarrillo, él mismo se contamina con el producto químico.

 

Para poder adoptar toda medida preventiva sobre el manejo seguro de productos químicos, el pilar base y fundamental es que el personal que manipule productos conozca qué es lo que están operando.

En muchas circunstancias nos exponemos a situaciones de alto riesgo, basado en la ignorancia.

Tomemos como ejemplo, que coloco sobre una mesa de trabajo frente a un grupo de trabajadores, un recipiente con ácido clorhídrico y les solicito a los presentes que efectúen el trasvase del producto a un nuevo recipiente, ¿de que material debe ser este recipiente?. Dependiendo la selección, los resultados pueden ser letales, a consecuencia de utilizar recipiente de material inadecuado, ya que para este producto se debe almacenar en recipientes de acero recubierto de hule, PVC/FRP, FRP, Hastelloy C-276, Inconel 625 y tantalio son los materiales de construcción resistentes a la corrosión que se utilizan con mayor frecuencia a temperatura ambiente. Los productos de hule, vidrio, plástico y cerámica también son resistentes a la corrosión.

En este ejemplo, hacemos referencia que todo el personal debe estar en conocimiento de cuáles son los productos que utilizan.

Para desarrollar un sistema de gestión de manejo seguro de productos químicos es importante contar con listado completo de todos los productos químicos que utilizan en la empresa, y en base a este, se deberá contar con las correspondientes Hojas de Seguridad.

Una Hoja de Seguridad (también HDS) es el documento que describe las características físicas, química y/o biológica (si tuviera) del producto, sus riesgos y suministra información sobre cómo se puede manipular, usar y almacenar con seguridad, primeros auxilios, medidas para apagar incendios, medidas cuando hay escape accidental, manipulación y almacenamiento, controles de exposición, protección personal, propiedades físicas y químicas y reactividad.

Con toda la información recopilada de las HDS se deberá capacitar al personal al respecto, pero sin la necesidad que el personal recuerde la composición física-química con exactitud, pero sí que conozca la naturaleza de los productos, que hacer y qué no hacer con ellos, con que mezclar y con que no, que recaudos tener, que hacer en caso de accidentes, que elementos de protección personal deben utilizar, etc.

Mantener capacitado al personal sobre estos otros temas referentes a Seguridad e Higiene es la base de la prevención.

Supongamos la siguiente situación, que tomamos nuevamente el Ácido Clorhídrico y le consulto al personal que elementos de protección personal debe utilizar para manipular este producto; posiblemente respondan que deben emplear guantes, protección visual, protección respiratoria, calzado de seguridad, entre otros. A los cual parcialmente es correcta, pero de esta manera podrían salir lesionados, ya que se debe analizar que tipo de elementos deben utilizar, ya que existe un gran diversidad de elementos de protección personal, lo cuales cumplen funciones específicas no generales para todos los riesgos.

Para este producto el personal deberá emplear guantes de neopreno o PVC de puño largo, lentes de seguridad cerrados sin ventilación de visión amplia y protector facial, ropa para productos químicos corrosivos, máscara para vapores inorgánicos (NIOSH) y botas de goma.

Además de efectuar la capacitación, se debe contar en cada sector que se utilicen productos químicos con sus hojas de seguridad, a modo que el personal puede utilizar ese material para repasar y recordar la información relevante.

Otro ítem importante a implementar en un sistema de gestión, es desarrollar instructivos de manipulación, operación, almacenamiento y transporte de los productos químicos entre de la empresa, detallando los proceso en forma correcta y segura, quedan de más decir que se capacite al personal sobre los mismos.

 

 

Perfil del escritor

Victor Ignacio Almirón es Asesor de Seguridad, Salud Ocupacional y Medio Ambiente independiente de empresas. Ejerce como docente de curso “Introducción a la Seguridad e Higiene Laboral”, “Prevención y Extinción de Incendio”, “Seguridad en la Construcción”, “Señalización”, “Seguridad en Gestión Hotelera y Gastronómica”, “Riesgos Físicos, Químicos y Biológicos”, “Bioseguridad” en Universidad de Buenos Aires  – Facultad de Ciencias Económicas – Capacitarte  en las sede de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y La Plata, también dicto “Introducción a la Seguridad e Higiene Laboral”, “Seguridad en la Construcción” para proyecto del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, “Seguridad e Higiene” en Escuela de Enfermería  Instituto Medico Constituyentes. Fue docente en Instituto del Bicentenario de la ciudad de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, en las cátedras: “Administración de las Organizaciones” – 1° año, “Higiene y Medio Ambiente I” – 2° año, “Estudio del Trabajo y Ergonomía” – 2° año, “Control de la Contaminación” – 3° año de la Carrera Técnico Superior en Seguridad, Higiene y Control Ambiental Industrial; “Seguridad e Higiene laboral” – 2° año de la carrera Técnico Superior en Administración de Recursos Humanos, “Seguridad e Higiene laboral” – 3° año de la carrera Técnico Superior en Logística – Además Coordinador Académico de la carrera Técnico Superior en Seguridad, Higiene y Control Ambiental Industrial. Además dicte la cátedra “Seguridad e Higiene” en IGA – Instituto Gastronómico, Ciudad de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires. También fui Docente Especializado en  “Seguridad e Higiene” en Proyecto de Inserción Social de Jóvenes – Programa jóvenes con más y mejor trabajo a cargo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social –  Superintendencia de Riesgo de Trabajo Fundación PROEM en los Municipio de Tigre, San Isidro y  Pilar dela Provincia de Buenos Aires.

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals