OK!

Las relaciones públicas en el éxito de los negocios

By István Kovács Halay, Lima City – Perú.

Sin lugar a dudas, las Relaciones Públicas al tener como principal meta el obtener un concepto favorable de la sociedad hacia las organizaciones mediante el uso estratégico de la comunicación, contribuyen significativamente a construir un clima de confianza entre los inversionistas tanto nacionales como del exterior.

Este concepto debe ser construido tomando como base la coherencia que debe tener la organización empresarial entre lo que dice y lo que hace en conjunto con el conocimiento de sus públicos, lo cual se resume en la máxima de las Relaciones Públicas (1) “Hacer las cosas bien, hacerlas saber y hacerlas sentir”. Si existe este equilibrio entre el doing y el telling, las organizaciones ganan credibilidad., lo cual a la postre viene a constituirse en el elemento sine qua non las empresas pueden obtener el éxito en sus negocios.

La historia nos está demostrando que el mejor negocio que pueden desarrollar las organizaciones es basar su trabajo en la honestidad y la integridad a largo plazo, pero con la firmeza de contar con el respaldo de la sociedad. Existen empresas que al no haber actuado honestamente tuvieron éxitos efímeros, pero en la actualidad enfrentan demandas en distintos países por temas de corrupción. Es decir, al final, perdieron credibilidad y ningún gobierno ni empresa privada desean celebrar acuerdos comerciales ni negocios con ellos.

Las Relaciones Públicas siendo las encargadas de asesorar a la alta dirección de las organizaciones, tienen mucho que ver en la forma cómo desarrollan las empresas sus negocios, siendo su noble misión evitar a toda costa que se efectúen transacciones fraudulentas o basadas en sobornos o en tráficos de influencias, ya que tarde o temprano estos hechos al salir a la luz harán que dicha credibilidad favorable se desmorone y la firma quede por siempre recordada por su desprestigio en la memoria social.

Si nos referimos a los negocios, es preciso puntualizar que “negociar” significa efectuar transacciones en donde tanto el ofertante como el demandante equilibren sus intereses de manera justa basándose en esa confianza y credibilidad que ambos pudieron haber obtenido gracias a sus conductas a lo largo de sus historias. Recibir reconocimientos y diversas acreditaciones incrementa significativamente dicha “credibilidad” tan necesaria para asegurar acuerdos muy beneficiosos para el crecimiento de las empresas.

Una vez conseguido ello, el establecimiento de diversas estrategias de Relaciones Públicas para concretar negocios se hace más sencillo, ya que la base de la confianza inspira a que diversos públicos y otras empresas deseen tener vínculos, tanto laborales como comerciales con dicha organización reconocida en la sociedad.

Entre las principales estrategias de Relaciones Públicas que podemos establecer para tener éxito en los negocios podemos mencionar:

Las visitas guiadas:

Estas actividades deben ser parte del modus vivendi de las organizaciones que deseen ganarse la confianza de sus públicos, ya que permite a la comunidad acercarse a las organizaciones y conocerlas por dentro más que por fuera, por lo que al demostrarles quiénes somos y qué hacemos con transparencia, las empresas pueden ganar aliados gratuitos quienes podrán refutar con sus propias experiencias cualquier rumor o información tendenciosa en la sociedad que busque desprestigiar el trabajo de las organizaciones. Nadie defiende ni se identifica con lo que no conoce, es el principio que debe regir esta actividad: si las empresas buscan ser aceptadas socialmente, deben mostrarse por dentro también, a lo que el relacionista uruguayo Román Pérez Senac (2) denominó como “la política del Kimono Abierto”.

Networking:

El trabajo en redes permite intercambiar experiencias entre los miembros de diversas organizaciones y de este modo enriquecer el trabajo de las mismas otorgándoles a los públicos mejores calidades de productos y servicios. Además de la eficiencia, el networking permite que colaboradores altamente calificados aporten positivamente en las organizaciones convirtiéndolas en líderes de cambios que en la actualidad los públicos exigen para mejorar su calidad de vida.

Desarrollo constante del Benchmarking:

No es copiar lo que la competencia hace ni es algo que se desarrolla por moda. Es un aprendizaje planificado y constante que permite a las empresas de hoy efectuar mejoras para poder diferenciarse de los demás. A los públicos tanto internos como externos les agradan que las empresas desarrollen innovaciones que les permitan ganarse ante ellos el respeto y por ende una buena reputación. La investigación que desarrollan las Relaciones Públicas al respecto puede facilitar a las empresas anticiparse a las exigencias sociales, por lo que contribuyen a obtener el liderazgo que les permita gozar de una licencia social.

Desarrollo de desayunos, almuerzos y cenas de trabajo:

No solo con los públicos internos, sino también con los públicos estratégicos como los influencers, los proveedores, distribuidores, vendedores y clientes importantes. Todos ellos al conocer más de cerca a las empresas pueden expresar con mayor libertad sus inquietudes y sugerencias para optimizar el trabajo de las mismas, los cuales se convierten en sinergias que permiten a las organizaciones estar sintonizadas con las necesidades sociales y de esta manera tener en claro el rumbo que deben tomar los cambios que deseen implementar. Si esos cambios van acorde con las exigencias sociales, las negociaciones que emprendan las organizaciones tendrán la aceptación necesaria para emprender las grandes innovaciones que les aseguren el liderazgo en el mercado.

Auspicio de actividades culturales:

La preocupación por conservar los valores y el patrimonio cultural de las comunidades donde las empresas desarrollan sus actividades productivas, son un punto de oro para la aceptación social, ya que forma parte de las acciones de responsabilidad social que las organizaciones deben asumir para mantener vivas la sabiduría y las costumbres de la sociedad y de esta manera adaptar la identidad organizacional acorde con la identidad cultural del medio social que las rodea. En base a ello efectuar negociaciones para emprender grandes negocios pueden eliminar las resistencias sociales si es que las organizaciones mediante sus Relaciones Públicas comprenden la idiosincrasia de la comunidad y planifican sus acciones respetando estas costumbres. Las organizaciones por más que tengan una misión y visión progresista, pero si estas no concuerdan con la identidad de la sociedad, dichos cambios no serán aceptados y en consecuencia cualquier diálogo o reestructuración estará condenado al fracaso.

Tener al día sus páginas web y redes sociales:

La información actualizada, clara y veraz evita la aparición de rumores y de informaciones tendenciosas que desprestigian a las empresas. Un punto importante que toman los inversionistas, los clientes y los proveedores es saber qué y en qué forma trabaja una organización, al mismo tiempo de conocer la reputación y la hoja de vida de quienes dirigen o fundaron a las empresas. Las respuestas instantáneas a las consultas y sugerencias de los públicos en las redes sociales o en la web son una señal de responsabilidad y seriedad con la que las empresas demuestran el respeto hacia la sociedad.

Programa continuo de inducción y capacitaciones al personal:

Es la base de la identificación y del buen concepto que debe partir desde el público interno de las organizaciones. Invertir en el crecimiento personal y laboral del personal es una forma de demostrar responsabilidad hacia la sociedad porque un público interno bien atendido e identificado con la empresa, es garantía de una buena calidad de trabajo y atención con los públicos externos.

 

Referencias:

  • Kovács H. I. (2007) Relaciones Públicas: ética, valores y teorías. Editorial Universidad Peruana Unión (UPeU) Lima -. Perú.
  • Pérez S. R. (1999) Relaciones Públicas superiores: Una nueva pedagogía. Editorial Universidad de San MArtínde Porres. Facultad de Ciencias de la Comunicación. Lima – Perú.

 

 

 

Perfil del escritor:

István Kovács Halay. Es Doctor en Gestión Educativa y Magíster en Administración Educativa de la Universidad Peruana Unión (UPeU). Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación especializado en Relaciones Públicas y Marketing egresado de la Universidad de San Martín de Porres (USMP). Docente universitario en las facultades de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Privada San Juan Bautista (UPSJB) y la Universidad César Vallejo (UCV) en la ciudad de Lima. A nivel de posgrado, es docente de la Maestría en Administración Educativa en la Universidad Peruana Unión (UPeU) y en la Maestría en Comunicación Estratégica y Responsabilidad Social Corporativa en la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP) en la ciudad de Huancayo. Es Vice Presidente de la zona centro (Perú – Brasil – Ecuador – Colombia y Venezuela) de la Red Iberoamericana de Relaciones Públicas (REDIRP). Actualmente es consultor independiente en diversas organizaciones empresariales en Relaciones Públicas, neuromarketing y gestión del talento humano. Es Conferencista y trainner nacional e internacional en temas de Relaciones Públicas, neuromarketing, educación e investigación científica. Autor de los libros: Relaciones Públicas: Del presente al futuro (2002), Relaciones Públicas: Ética, valores y teorías (2007). Es Miembro Embajador en la Cámara Internacional de Conferencistas (CIC-833).

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals