OK!

Relaciones Públicas, responsabilidad social y el coronavirus

By István Kovács Halay de Lima City, Perú.

Hoy más que nunca las organizaciones empresariales e institucionales deben demostrar su más alto sentido de responsabilidad social colaborando con los gobiernos en salvaguarda del bienestar y la salud de la sociedad, es decir, de todos sus públicos. En virtud de ello, las Relaciones Públicas asumen una gran tarea al tener que desarrollar comunicaciones estratégicas que favorezcan las acciones proactivas o reactivas que hubiesen lugar a fin de evitar una mayor propagación del coronavirus que amenaza a la humanidad en todo sentido: en la salud, en lo económico, en lo emocional y hasta en lo moral.

Respetar las normas sanitarias y al mismo tiempo protegiendo la integridad física, emocional y económica de sus colaboradores y de sus clientes son tres de los pilares fundamentales para desarrollar sus actividades de manera responsable y de esta forma ganarse el respeto y la aceptación de la sociedad.

Es inaceptable que por apetencias económicas existan empresas que se aprovechen de la emergencia para especular y subir los precios desproporcionadamente de sus productos y servicios, hecho que profundiza más la situación de incertidumbre al generar falsas situaciones de escasez y la consiguiente inestabilidad social.

Los gobiernos, además de adoptar las medidas urgentes que se requieran mediante normas claras que no dejen dudas ni incertidumbre en la sociedad mediante un trabajo serio y coordinado con los poderes del Estado gracias a los profesionales de la comunicación que deben ser los encargados de establecer las políticas más precisas en la información que se propaguen en diversos medios de comunicación, en estos casos también deben asumir primordialmente una auténtica labor de fiscalización y de sanciones ejemplares mediante sus organismos de regulación a fin de cumplir con su fin supremo de proteger el bienestar de la población y de asistir de manera eficiente a los sectores económicamente más necesitados. En este sentido, el trabajo de los relacionadores públicos que pertenezcan al aparato gubernamental debe concentrarse en estos frentes: coordinación dentro del Estado, cooperación internacional en temas de salud, información oportuna a la población y control hacia el sector empresarial.

En las empresas, las Relaciones Públicas pueden encargarse frente a la situación de emergencia producida por el coronavirus con las siguientes propuestas estratégicas:

 

Relaciones internas:

Trabajar en equipo junto al área de RRHH para informar constantemente a todos los colaboradores y sus familias sobre las medidas que adoptarán las organizaciones respecto a la protección de su personal dentro y fuera de las instalaciones de sus centros de labores a fin de salvaguardar sus vidas y cumplir con las normativas vigentes que establece el estado. Esto lo pueden desarrollar haciendo uso de la intranet, correos electrónicos y mediante las redes sociales con cuentas oficiales de las organizaciones en sí.

  • Acatar estrictamente las disposiciones gubernamentales en cuanto al manejo de la asistencia al centro de labores y las remuneraciones evitando perjudicar a los colaboradores. Es decir, respetar el pago de los salarios y otras obligaciones contractuales celebradas entre ambas partes, ya que las restricciones a la libre circulación de los ciudadanos son de mandato oficial. Ello conlleva a efectuar una reducción temporal del personal mientras dure el estado de emergencia, pero sin perjudicar a quienes se les retorne a sus hogares.
  • Fomentar la atención de manera virtual con sus públicos internos y externos. Esto incluye cumplir obligaciones con los proveedores y distribuidores directos de las organizaciones.
  • Entrenar al personal directo e indirecto de la organización sobre la prevención del contagio del coronavirus. Para ello los encargados de las Relaciones Públicas deben organizar y monitorear la manera de cómo se desarrollen estas capacitaciones a fin de contar con colaboradores sensibilizados e informados que permitan reducir la incidencia de casos en sus familias y en las organizaciones mismas.
  • Invertir, de forma inmediata, en mejorar el sistema de limpieza, saneamiento y alimentación sana en las instalaciones de las organizaciones. Un ambiente limpio demuestra que las empresas asumen la responsabilidad social de prevenir la propagación del coronavirus y al mismo tiempo que respetan a sus públicos. 
  • Tener un plan de contingencia y de atención primaria en el caso de que algún colaborador o cliente presente síntomas del coronavirus. Por ello debe existir una comunicación constante con las entidades prestadoras de salud y debe ser administrado por un comité de crisis para este caso.

 

Relaciones con los públicos externos:

  • Fomentar la atención on-line de solicitudes, posibles quejas o brindar información oportuna sobre los servicios a los clientes, proveedores y distribuidores (estos últimos de ser el caso) a distancia durante el estado de emergencia.
  • Enviar comunicados personalizados a los clientes en donde se informe de manera clara sobre los detalles de la atención que les será ofrecida con el personal calificado necesario.
  • Cooperar con los gobiernos nacionales y locales en el envío de la ayuda e información necesarias a las poblaciones más necesitadas de asistencia e información para la prevención de la propagación del coronavirus. Con ello se hace hincapié que la mejor forma de prevenir dicho contagio es la comunicación proactiva la cual debe ser canalizada y administrada por las Relaciones Públicas de las organizaciones.

 

Un septálogo estratégico protocolar tentativo que proponemos para las Relaciones Públicas aplicadas en esta emergencia, puede constar de los siguientes puntos:

  • Planificación y desarrollo de programas sociales de educación para la prevención de la propagación del coronavirus desterrando mitos y falsas informaciones.
  • Difusión de las actividades sociales de apoyo al gobierno en la lucha contra el contagio masivo del coronavirus. Esto demuestra en parte el cumplimiento de diversos programas de Responsabilidad Social que dichas entidades desarrollan en favor del bienestar de la comunidad.
  • Tener sensibilidad revelando el lado humano de las organizaciones evitando especular y obtener ventajas económicas ilícitas a costa de la necesidad social.
  • Publicar house journals online en donde se mantenga informado tanto al personal interno de las instituciones de salud como a los públicos externos, sobre las medidas adoptadas por las organizaciones para evitar el contagio por coronavirus.
  • Optimizar los canales de atención online para la gestión oportuna de solicitudes y reclamos de los públicos a distancia. Esto conlleva actualizar la página web y las redes sociales de las organizaciones.
  • Mantener buenas relaciones con los medios de comunicación a fin de lograr una difusión masiva de las acciones de prevención y de contingencia de las organizaciones frente a la presentación de posibles casos de coronavirus.
  • Capacitar constantemente a todo el personal de las organizaciones en temas de prevención y tratamiento del coronavirus asumiendo un real compromiso con el bienestar de la sociedad gracias al efecto multiplicador de educación que de estas se puedan derivar.

 

En consecuencia, las Relaciones Públicas tienen una labor estratégica de coordinación, sensibilización humana y de responsabilidad social en diversos frentes ante la emergencia de la propagación del coronavirus en la sociedad: empresas, gobiernos, entidades de salud y la misma población.

 

 

 

Perfil del escritor:

István Kovács Halay. Es Doctor en Gestión Educativa y Magíster en Administración Educativa de la Universidad Peruana Unión (UPeU). Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación especializado en Relaciones Públicas y Marketing egresado de la Universidad de San Martín de Porres (USMP) y, a su vez, Decano de la Facultad de Comunicación y Ciencias Administrativas de la Universidad Privada San Juan Bautista (UPSJB). Docente universitario en las facultades de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Privada San Juan Bautista (UPSJB) y la Universidad César Vallejo (UCV) en la ciudad de Lima. A nivel de posgrado, es docente de la Maestría en Administración Educativa en la Universidad Peruana Unión (UPeU) y en la Maestría en Comunicación Estratégica y Responsabilidad Social Corporativa en la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP) en la ciudad de Huancayo. Es director nacional por el Perú y Vice Presidente de la zona centro (Perú – Brasil – Ecuador – Colombia y Venezuela) de la Red Iberoamericana de Relaciones Públicas (REDIRP). Actualmente es consultor independiente en diversas organizaciones empresariales en Relaciones Públicas, neuromarketing y gestión del talento humano. Es Conferencista y trainer nacional e internacional en temas de Relaciones Públicas, neuromarketing, educación e investigación científica. Autor de los libros: Relaciones Públicas: Del presente al futuro (2002), Relaciones Públicas: Ética, valores y teorías (2007). Es Miembro Embajador en la Cámara Internacional de Conferencistas (CIC-833).

 

Comentarios
Powered by WordPress | Designed by: Premium WordPress Themes. | Thanks to wordpress 4 themes, All Premium Themes and Download Free WordPress Themes Wireless Deals